Ecologistas acusan a Apple de poca supervisión proveedores China

jueves 20 de enero de 2011 09:28 GYT
 

HONG KONG (Reuters) - El fabricante del iPhone, Apple, fue criticado por grupos ecologistas chinos de ejercer una supervisión poco exigente de sus proveedores en China, lo que llevaba a mediocres estándares medioambientales y laborales.

Apple, que anunció esta semana deslumbrantes ganancias y buenas perspectivas para las ventas del iPhone y el iPad, sigue viéndose perseguido por acusaciones de agresivas políticas de precios y secretismo en la gestión de la cadena de suministro en las fábricas chinas, donde ensambla ahora la mayoría de sus productos.

"Hemos descubierto que Apple no está cumpliendo su compromiso de garantizar seguridad y responsabilidad medioambiental en su cadena de suministros y de dar dignidad y respeto a los trabajadores", dijo Ma Jun, del Instituto para Asuntos Públicos y Medioambientales que publicó el jueves un informe detallado sobre Apple, en conjunto con otros grupos ecologistas.

"(Apple) sólo se preocupa del precio y la calidad (de sus productos) y no por los problemas medioambientales y de responsabilidad social. En cierta forma llevan a los proveedores a ajustar gastos para lograr sus contratos", dijo Ma.

Apple dijo que tenía un riguroso régimen de auditoría y todos sus proveedores eran supervisados e investigados habitualmente.

"Nuestros informes (...) documentan el progreso de nuestro extendido programa de auditorías desde 2006", dijo una portavoz de Apple.

SUICIDIOS DE FOXCONN

El año pasado, el principal proveedor chino de Apple, Foxconn, se vio afectado por más de una docena de suicidios de trabajadores que sus críticos atribuyeron a las duras condiciones de trabajo y una cultura militarista.

El presidente ejecutivo de Apple, Steve Jobs, ha negado las acusaciones, diciendo que Foxconn no explotaba a sus empleados.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo de un tel&eacute;fono iPhone de Apple en Toronto. jul 11 2008. El fabricante del iPhone, Apple, fue criticado por grupos ecologistas chinos de ejercer una supervisi&oacute;n poco exigente de sus proveedores en China, lo que llevaba a mediocres est&aacute;ndares medioambientales y laborales. REUTERS/Mark Blinch/Archivo</p>