Científicos apuntan a las células madre para enmendar corazones

martes 1 de febrero de 2011 10:48 GYT
 

Por Kate Kelland

LONDRRES (Reuters) - La principal entidad benéfica británica destinada a los problemas cardíacos lanzó el martes un programa de investigación por 80 millones de dólares que buscará evaluar el potencial de las células madre para regenerar el tejido del corazón y enmendarlo.

Los científicos que dirigen el trabajo para la Fundación Británica del Corazón (BHF por su sigla en inglés) dijeron que esperan contar dentro de la próxima década con fármacos experimentales que les permitan dar a ciertos tipos de células del corazón la capacidad de regenerar tejido, reparar daños y por lo tanto combatir la insuficiencia cardíaca.

La capacidad de regeneración del tejido cardíaco ya está presente en ciertos animales, como el pez cebra, que puede reconstruir partes de su corazón si están dañadas.

En una conferencia en Londres por el lanzamiento de la campaña para recaudar fondos "Enmendando corazones rotos", los científicos indicaron que la investigación con células madre y sobre la biología del desarrollo en el futuro haría posible eso también en las personas.

"Científicamente, enmendar corazones humanos es una meta alcanzable y realmente podríamos hacer que (el corazón) se recupere de un ataque cardíaco de una forma simple como se recupera una pierna fracturada", dijo el profesor Peter Weissberg, director médico de la BHF.

Expertos estadounidenses informaron el año pasado que lograron convertir células cardíacas estructurales en células latientes al identificar genes que, en un embrión en desarrollo, transforman una célula inmadura en una célula de corazón capaz de contraerse espontáneamente, o cardiomiocito.

Uno de los equipos británicos, encabezado por el profesor Paul Riley del Instituto de Salud Infantil del University College de Londres (UCL), ya descubrió una proteína natural, llamada timosina beta 4, que juega un papel clave en el desarrollo del tejido cardíaco.

Riley señaló que sus investigadores ya lograron algunos éxitos en el uso de esta proteína para "despertar" a las denominadas células pericardiales en ratones con corazones dañados.   Continuación...