Almacenar fármacos contra gripe salva vidas pero es muy costoso

miércoles 2 de febrero de 2011 11:40 GYT
 

LONDRES (Reuters) - Generar reservas de antivirales y vacunas contra la gripe salva vidas y reduce la enfermedad en los casos de pandemia, pero es demasiado costoso para casi dos tercios de la población mundial, dijeron científicos el miércoles.

Investigadores de Singapur hallaron que almacenar medicamentos para tratar la gripe -como Tamiflu de Roche y Relenza de GlaxoSmithKline- "reducía significativamente" las tasas de muerte, aunque añadieron que muchas naciones no pueden costear los gastos de ese almacenamiento a los precios actuales.

"La principal dificultad es el costo, no sólo de los fármacos en sí sino de conservar las reservas y luego desplegarlas", dijo Alex Cook, de la Universidad Nacional de Singapur, que trabajó en el estudio.

Cook y su equipo construyó un "modelo epidémico-económico" para analizar las tasas totales de muerte y los costos del almacenamiento de antivirales para Brasil, China, Guatemala, India, Indonesia, Nueva Zelanda, Singapur, Gran Bretaña, Estados Unidos y Zimbabue.

Los expertos basaron el modelo en las experiencias de pandemias de gripe pasadas: las de 1918, 1957, 1968 y el 2009. Tuvieron en cuenta las expectativas de tasas de muerte, costos directos de la enfermedad como gastos médicos y tiempo en hospitales, además de costos indirectos como el generado por las ausencias laborales masivas.

El equipo reveló que si bien generar reservas de medicamentos salvaría vidas en todos los países, su conveniencia en términos económicos varía ampliamente, dado que sólo las naciones más ricas hallarían rentable el almacenamiento de fármacos.

Los investigadores, cuyo trabajo fue publicado en Journal of the Royal Society Interface, observaron un amplio rango de posibles cantidades de reservas y hallaron que para asegurar la mejor protección tendrían que cubrir a alrededor del 25 por ciento de la población.

Estos resultados contrastan mucho con los niveles de reservas hallados durante la pandemia de influenza H1N1 del 2009, dijeron los investigadores, que variaron del 1 por ciento de la población en China, hasta el 30 por ciento en Estados Unidos y el 80 por ciento en Gran Bretaña.

"Nuestros hallazgos pueden (...) usarse para prepararse para futuras pandemias sin almacenar de más costosos antivirales o reducir el suministro de otros países", dijo Luis Carrasco, también de la Universidad Nacional de Singapur y colaborador del estudio.   Continuación...