Firmas telecomunicaciones luchan por pagos electrónicos

lunes 14 de febrero de 2011 10:02 GYT
 

Por Leila Abboud

BARCELONA (Reuters) - Pagar el café y el diario de las mañanas usando su teléfono móvil, sin usar efectivo o una tarjeta bancaria, es algo que está a la vuelta de la esquina.

Para firmas de telecomunicaciones como Vodafone y France Telecom, esa innovación es lo que esperan pueda ayudarlas a ganarle la pulseada a Apple o Google, que dominan el mercado del hardware, las aplicaciones y el software.

Las compañías de telecomunicaciones han sufrido por años porque, tras invertir miles de millones en construir redes, luego deben sentarse a ver cómo Google y Apple se embolsan las ganancias, porque los usuarios de sus teléfonos inteligentes y Tablets PC descargan millones de aplicaciones y hacen transacciones.

Dolorosas cantidades de dinero están en juego en este nuevo mercado: IE Market Research estima un valor de hasta 1,3 billones de dólares globalmente. Uno de cada seis teléfonos estará equipado con la nueva tecnología para el 2014, según Jupiter Research.

Pero para que tengan éxito, los operadores de telecomunicaciones además tendrán que enfrentarse a los gigantes de las tarjetas de crédito Visa y MasterCard, que están promocionando fuertemente sus tecnologías como un modo de impulsar sus transacciones y comisiones.

"Hay una oportunidad de cambio de juego aquí para los operadores, para que desplacen efectivamente a las tarjetas de crédito y a los bancos", dijo Dan Hays, socio de la firma de consultoría de manejo global PRTM.

"Los pagos por teléfonos móvil son indiscutiblemente el principal y mayor cambio en la industria de los celulares", agregó.

COMPETENCIA FEROZ   Continuación...

 
<p>Foto de archivo de una mujer conversando por tel&eacute;fono m&oacute;vil en el Paseo de la Castellana en Madrid, mar 23 2010. Pagar el caf&eacute; y el diario de las ma&ntilde;anas usando su tel&eacute;fono m&oacute;vil, sin usar efectivo o una tarjeta bancaria, es algo que est&aacute; a la vuelta de la esquina. REUTERS/Andrea Comas</p>