Subsidio malasio y planta Singapur favorecen biodiésel: expertos

martes 8 de marzo de 2011 12:46 GYT
 

Por Niki Koswanage y Michael Taylor

KUALA LUMPUR (Reuters) - Los planes de Malasia para subsidiar el biocombustible y el lanzamiento de la planta de biodiésel más grande del mundo en Singapur prometen dar un estímulo al sector de combustibles renovables, dijeron el martes productores y operadores en la capital malasia.

Las iniciativas llegan mientras el aceite de palma, insumo clave del biocombustible, trepa a máximos en muchos años en línea con los precios del petróleo, impulsados a su vez por los temores en torno a los crecientes disturbios en Oriente Medio que impactaron en la producción de Libia.

El martes, dos fuentes de la industria con conocimiento del plan dijeron a Reuters que Malasia subsidiará el biocombustible basado en el aceite de palma a nivel minorista a fin de mantener el precio al mismo nivel que el del diésel de petróleo.

Malasia, el segundo mayor productor de palma a nivel mundial, parece estar reviviendo su sector del biodiésel ante las previsiones de una recuperación de la producción de aceite de palma, que mantendría los precios del insumo del biocombustible competitivos.

El Gobierno pagará entre 4 y 6 centavos malasios, o sen, por litro por una mezcla al cinco por ciento de biocombustible basado en la palma con diésel, dijo una de las fuentes.

En Singapur, la refinería finlandesa Neste Oil inaguró esta semana la mayor planta de biodiésel del mundo, que costó 550 millones de euros (768 millones de dólares), tiene una capacidad anual de 800.000 toneladas y empezó su producción en noviembre.

La planta usa como insumos aceite de palma, productos derivados y grasas animales.

Los precios referenciales del aceite de palma subieron cerca de 30 por ciento durante los últimos 12 meses, en gran medida por compras de fondos y operaciones especulativas.   Continuación...