ANALISIS-Recrudece pelea mercado telefonía México, final abierto

martes 8 de marzo de 2011 16:00 GYT
 

Por Tomás Sarmiento

MEXICO DF (Reuters) - La lucha por el mercado de las telecomunicaciones mexicano es una guerra: mientras empresas rivales se unen contra Carlos Slim, el magnate les responde cortando la compra de publicidad, en una pulseada en la que deberá ceder el que más dinero pierda.

Gigantes como el grupo de medios Televisa, junto a la cadena TV Azteca y la telefónica móvil Nextel, se enfrentan a las hegemónicas Telmex y América Móvil de Slim en la pugna por clientes de servicios "triple play".

La eterna piedra de la discordia es la tarifa de interconexión, el monto que cobran las telefónicas para cursar llamadas de empresas rivales en sus redes.

Como la red fija de Telmex -un ex monopolio estatal- y la red celular de América Móvil son las mayores del país, es claramente Slim quien más se beneficia por interconectar a sus rivales.

Y según analistas, autoridades y jugadores del mercado, con la tarifa que promedia alrededor de 1 peso (8 centavos de dólar) por minuto, el magnate está cobrando demasiado.

Iusacell, la telefónica celular del Grupo Salinas que también es propietario de TV Azteca, llamó "depredatoria" la tarifa de interconexión de Telcel, el nombre comercial de América Móvil en México.

Cablevisión, la unidad de cable y triple play de Televisa, se sumó a Iusacell y juntos acusaron a Telcel de cometer "abusos" y exigieron al Gobierno que intervenga.

"Están midiendo fuerzas (...) están tratando de defender sus mercados, cada uno los suyos", dijo Nymia Almeida, analista líder de telecomunicaciones de Moody's de México.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo de una tienda de venta de tel&eacute;fonos m&oacute;viles en Ciudad de M&eacute;xico, oct 20 2009. La lucha por el mercado de las telecomunicaciones mexicano es una guerra: mientras empresas rivales se unen contra Carlos Slim, el magnate les responde cortando la compra de publicidad, en una pulseada en la que deber&aacute; ceder el que m&aacute;s dinero pierda. REUTERS/Daniel Aguilar</p>