Empiezan a circular las consolas de Sony retenidas en Holanda

viernes 11 de marzo de 2011 07:34 GYT
 

TOKIO (Reuters) - El fabricante japonés de electrónicos Sony dijo el viernes que los envíos de PlayStation 3 que habían sido inmovilizados en Holanda por una disputa de patentes con LG Electronics habían seguido su curso tras una audiencia judicial en La Haya.

El enfrentamiento sobre tecnología Blu-ray es uno más de la larga lista de problemas legales entre los dos gigantes asiáticos de la electrónica desde que expiró el acuerdo entre ambos hace tres años.

Sony había apelado la incautación de PlayStation 3 en Holanda, un importante punto de entrada de las importaciones de Sony en Europa.

"En una vista judicial en La Haya ayer (jueves), se aceptaron los argumentos de Sony y la orden de inmovilización fue levantada", dijo un portavoz de Sony en Tokio. "Entendemos que no habrá problema para las nuevas importaciones de PlayStation 3 a Europa", añadió.

La decisión se refería tanto a las consolas paralizadas en la aduana holandesa y al centro de distribución de Sony, dijo el portavoz.

Sony se ha negado a especificar cuántas unidades fueron retenidas, pero dijo que no había habido repercusión en sus ventas en Europa.

La decisión no significa que la disputa por el Blu-ray se haya acabado, ya que las quejas de Sony contra LG incluyen una presentada ante la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos el año pasado, buscando bloquear los envíos de de Rumor Touch de LG y de otros teléfonos inteligentes a Estados Unidos.

(Por Isabel Reynolds. Traducido por Inmaculada Sanz en la Redacción de Madrid)

 
<p>Foto de archivo de una muestra de la consola de videojuegos Playstation 3 de Sony en una exhibici&oacute;n en Chiba, Jap&oacute;n, sep 24 2009. El fabricante japon&eacute;s de electr&oacute;nicos Sony dijo el viernes que los env&iacute;os de PlayStation 3 que hab&iacute;an sido inmovilizados en Holanda por una disputa de patentes con LG Electronics hab&iacute;an seguido su curso tras una audiencia judicial en La Haya. REUTERS/Toru Hanai</p>