Nuevo iPad es más caro en Dinamarca, más barato en EEUU

viernes 25 de marzo de 2011 13:49 GYT
 

LONDRES (Reuters) - El nuevo iPad de Apple salió a la venta internacionalmente el viernes en 25 países, pero Estados Unidos sigue siendo el lugar más barato para adquirir la última versión de la computadora tableta.

El precio en Estados Unidos, en donde el iPad 2 ha estado a la venta desde el 11 de marzo, comenzó en 499 dólares para el modelo más básico - con 16 gigabytes de almacenamiento de información y conectividad sólo de Wi-Fi - mientras que el mismo modelo en Dinamarca cuesta el equivalente a 702 dólares.

Los clientes hacían filas en cientos de tiendas de Apple en Europa y Asia, muchos esperando durante toda la noche o aún más, para poder tener en sus manos un iPad 2 ante los temores de una posible escasez.

En Hong Kong, donde el iPad 2 no saldrá oficialmente a la venta hasta el mes próximo, empresarios chinos ya están vendiendo los dispositivos adquiridos en Estados Unidos por hasta 15.000 dólares de Hong Kong (1.900 dólares).

En Estados Unidos, los impuestos sobre las ventas varían de estado a estado entre un cero y un 13,725 por ciento, dando un precio máximo del dispositivo al consumidor de 567 dólares y un promedio de 547 dólares.

En la zona del euro, el iPad 2 básico se está vendiendo en 479 euros (678 dólares) en la mayoría de los países, aunque es levemente más caro en Francia y más barato en Luxemburgo.

Generalmente, es más barato en Gran Bretaña que en Europa continental, donde está a la venta por 399 libras (642 dólares).

(1 dlr = 7,794 dólares de Hong Kong)

(1 dlr = 0,7062 euros)

(1 dlr = 0,6217 libras)

(Reporte de Georgina Prodhan; Editado en español por Gabriela Donoso)

 
<p>Foto de archivo de un vendedor con un iPad 2 de Apple en una tienda de la firma en Londres, mar 25 2011. El nuevo iPad de Apple sali&oacute; a la venta internacionalmente el viernes en 25 pa&iacute;ses, pero Estados Unidos sigue siendo el lugar m&aacute;s barato para adquirir la &uacute;ltima versi&oacute;n de la computadora tableta. REUTERS/Luke MacGregor</p>