Match.com buscará delincuentes sexuales en su página

lunes 18 de abril de 2011 17:44 GYT
 

NUEVA YORK (Reuters) - La página de contactos Match.com anunció que empezará a comprobar si sus usuarios aparecen en el registro nacional de delincuentes sexuales, días después de que se presentara una demanda de una mujer que supuestamente sufrió una agresión sexual de un hombre al que conoció en la página de citas.

La empresa toma esta decisión tras considerarla durante años, en los que se había optado por no hacerlo por lo poco fiable del método de comprobación, según indicó en un comunicado publicado el domingo por la noche la presidenta de Match.com, Mandy Ginsberg.

"Una tecnología mejorada y una base de datos mejorada permiten ahora un grado suficiente de exactitud para seguir adelante con esta iniciativa, pese a su continuada imperfección", señaló.

Match.com, fundada en Dallas y propiedad de la firma mediática neoyorquina IAC/Interactivecorp, indicó que espera aplicar esta comprobación en 60 ó 90 días.

El anuncio viene después de que una directiva de Hollywood, identificada sólo como Jane Doe, pidiera a la página que cambiara sus políticas en una demanda presentada la semana pasada en el Tribunal Superior del Condado de Los Angeles.

En la demanda, la mujer alega que sufrió una agresión sexual de otro usuario de Match.com, Alan Paul Wurtzel, que había sido condenado en seis ocasiones por agresión sexual, según un comunicado emitido por su abogado, Mark Webb.

Según la demanda colectiva, la mujer conoció a Wurtzel a través de Match.com en 2010 y ambos acordaron una cita, después de la cual él la violó. El proceso penal correspondiente está pendiente, según documentos legales.

Entre otras cosas, la demanda civil presentada pide una orden que prohíba a Match.com aceptar el registro de más miembros hasta que se aplique el control a los usuarios.

Webb no respondió inmediatamente a un mensaje telefónico pidiendo más comentarios.

El portavoz de Match.com Matthew Traub señaló que cuando se presentó la demanda, la empresa ya estaba considerando un plan para contrastar los nombres de usuarios con el registro de delincuentes sexuales, aunque la atención despertada por la demanda aceleró la decisión.

(Por Daniel Lovering; Traducido por Redacción de Madrid; Editado por Juana Casas)