Las computadoras pueden enseñar, dice un cofundador Apple

miércoles 4 de mayo de 2011 10:11 GYT
 

SAN JOSE, EEUU, may (Reuters) - El cofundador de Apple Steve Wozniak tiene una idea que podría ayudar a remediar el sistema de educación pública de Estados Unidos: los ordenadores, por supuesto.

La tecnología está llegando al punto en el que los dispositivos que se fabrican hoy en día tienen todos los sensores que poseen los humanos: de movimiento, visión y audición, aunque siguen lejos de poder reemplazar a los profesores humanos, declaró.

"Nos estamos acercando a poder fabricar dispositivos que se conviertan en un amigo y no sólo un libro de texto informatizado", indicó el martes a ingenieros de chips en un evento en Silicon Valley.

Enfrentados con grandes déficits presupuestarios, los estados y distritos escolares pueden tener que realizar recortes que afecten al tamaño de las clases, los planes de estudios y los salarios de los profesores.

Dado que los colegios públicos reciben mucha financiación de los estados, normalmente son los más afectados por los recortes.

Wozniak, que fundó Apple Computer en 1976 con Steve Jobs y Ronald Wayne, dijo que los sistemas educativos no se han adaptado a las necesidades de los niños, y los colegios se adhieren a una filosofía de enseñanza piramidal.

"Si tuvieras 30 profesores en una clase con 30 estudiantes, todos recibirían atención individual y se moverían a su propio ritmo", dijo Wozniak. "Así que pienso que algún día un ordenador podría ser un profesor", agregó.

"El colegio en sí mismo es hasta cierto punto una fuerza restrictiva sobre la creatividad", declaró.

"Cuando vas a clase, haces exactamente las mismas páginas en el libro, las mismas horas que el resto de la clase. No vas por tu cuenta en tus propias direcciones", apuntó.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo del cofundador de Apple Steve Wozniak durante un seminario en Singapur, mar 8 2011. Wozniak tiene una idea que podr&iacute;a ayudar a remediar el sistema de educaci&oacute;n p&uacute;blica de Estados Unidos: los ordenadores, por supuesto. REUTERS/Tim Chong</p>