China fomenta importaciones de carbón para garantizar energía

miércoles 1 de junio de 2011 12:21 GYT
 

PEKIN (Reuters) - China fomentará importaciones de carbón e instará a mineros a producir más para elevar el suministro de centrales eléctricas, dijo el miércoles la agencia de planeamiento económico, mientras el mayor consumidor mundial de energía enfrenta su peor escasez energética en siete años.

A pesar de su capacidad de producción energética masiva, China enfrenta desabastecimientos porque los productores de energía están obligados a aceptar precios fijos bajos por la electricidad que suministran a la red, según economistas.

Con costos del carbón altos, muchos proveedores de energía prefieren recortar la producción en vez de generar pérdidas.

La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC por su sigla en inglés) dijo el miércoles que China tomaría medidas exhaustivas para incrementar el suministro de energía y limitar la demanda excesiva.

Once de las 31 provincias y regiones de China introdujeron restricciones desde mayo, dijo la Comisión en un informe en su sitio web (www.ndrc.gov.cn).

Aun así, ordenó a los proveedores que garanticen el suministro a hogares y otros usuarios importantes de energía.

Elevó los precios de venta que usan generadores suministrados con carbón para vender a empresas de la red energética en un promedio de cerca del 5 por ciento en tres provincias del centro de China desde el miércoles, tras haber elevado la tasa en otras 12 provincias el 10 de abril.

Luego de un alza de 30 por ciento en las importaciones de carbón el año pasado, cuando las compras mensuales promedio rondaban unas 14 millones de toneladas, la demanda de importación en el trascurso del año no fue muy impresionante, con precios en el exterior muy altos para muchos compradores chinos.

Las existencias de carbón en las principales centrales energéticas chinas sumaban casi 60 millones de toneladas a fines de mayo, suficiente para 16 días de generación de energía, dijo la NDRC.

(Reporte de Jim Bai, Judy Hua y Tom Miles en Pekín, Fayen Wong en Shanghái; Editado en español por Marcel Deza)