Estado Unidos plantea alegatos de piratería informática a China

viernes 3 de junio de 2011 14:04 GYT
 

WASHINGTON (Reuters) - Estados Unidos solicitó a Pekín que investigue el último alegato de Google sobre un importante ataque de piratería informática, que el gigante de internet dice se originó en China, anunció el viernes el Departamento de Estado.

"Efectivamente planteamos nuestros temores a China sobre los alegatos y solicitamos que los investigara", dijo a los periodistas Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado.

Toner se negó a proporcionar detalles sobre lo acordado con los chinos, o si el Gobierno de Estados Unidos cree que Pekín puede haber participado del ataque.

El funcionario dijo que las investigaciones le impedían hacer más comentarios sobre las acusaciones de Google.

"Las tomamos muy en serio y expresamos nuestra preocupación a China", dijo Toner.

Google dijo esta semana que había detectado e interrumpido una campaña destinada a robar las claves de los correos electrónico de cientos de usuarios de Google, incluyendo los de altos funcionarios del Gobierno de Estados Unidos, activistas chinos y periodistas.

Toner reiteró que el Departamento de Estado no poseía evidencias de que sus empleados hayan sido objeto de los ataques en este caso, que la Oficina Federal de Investigación (FBI) está examinando junto con Google.

Ni Google ni el Gobierno de Estados Unidos ha dicho que China estuviese detrás de los ataques, que, según dijo la compañía de internet, parecían haberse originado en China.

Pero el incidente puede probablemente avivar las tensiones entre Estados Unidos y China sobre ciberseguridad y espionaje, áreas consideradas posibles puntos álgidos.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo de la antigua sede de Google en Pek&iacute;n, jul 12 2010. Estados Unidos solicit&oacute; a Pek&iacute;n que investigue el &uacute;ltimo alegato de Google sobre un importante ataque de pirater&iacute;a inform&aacute;tica, que el gigante de internet dice se origin&oacute; en China, anunci&oacute; el viernes el Departamento de Estado. REUTERS/Jason Lee</p>