Diputados alemanes aprueban el abandono nuclear para 2022

jueves 30 de junio de 2011 14:06 GYT
 

Por Stephen Brown y Vera Eckert

BERLIN (Reuters) - La cámara baja alemana aprobó el jueves por amplia mayoría el abandono de la energía nuclear para el 2022, poniendo el sello al giro radical dado por la canciller alemana Angela Merkel a raíz del desastre de la planta japonesa Fukushima.

Los diputados de la oposición del partido socialdemócrata de centroizquierda SPD y del partido Verde se sumaron a los de la coalición de centroderecha de Merkel en apoyo de una medida clave dentro del proyecto de reforma de la energía en su tercera y última lectura.

Calificada como el "Waterloo" de Merkel, el SPD y los Verdes dijeron antes de la votación que el abandono paulatino de la energía nuclear reivindicaba su oposición a la energía nuclear en Alemania.

Sin embargo, la industria alemana y los vecinos del país temen que el cambio de opinión de la canciller respecto a las plantas nucleares -el año pasado las calificó de seguras e indicó que podían seguir abiertas más tiempo- podría elevar los costos energéticos y poner en peligro el suministro en la mayor economía de Europa.

El debate en la cámara alta del Parlamento (Bundesrat) el 8 de julio será una formalidad ya que la cámara que representa los estados alemanes podría bloquearla sólo con una mayoría de dos tercios, algo que es poco probable en una cámara donde Merkel es superada por poco.

El Gobierno, que tiene dificultades para cumplir los objetivos de reducir los gases de efecto invernadero, se enfrenta a las acusaciones del lobby de energía renovable, que asegura que ha perdido su oportunidad de promover el crecimiento de la energía eólica y solar de forma más agresiva.

El comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, en declaraciones en rueda de prensa en Berlín mientras el Bundestag (cámara baja) debatía el paquete de leyes energéticas, dijo que los países vecinos de Alemania estaban preocupados por su programa de cierres nucleares para 2022.

Oettinger añadió que cerrar las ocho plantas nucleares más antiguas de las 17 que hay en el país tras el terremoto y el tsunami que arrasaron la planta japonesa de Fukushima en marzo había reducido el suministro energético total europeo de un 2 a 3 por ciento. "Lo que fue manejable; los titulares son más grandes que el recorte", precisó   Continuación...