Dueño News Corp enfrenta en Londres caso de escuchas

domingo 10 de julio de 2011 13:11 GYT
 

Por Paul Sandle

LONDRES (Reuters) - El barón de los medios Rupert Murdoch arribó a Londres el domingo para afrontar el escándalo de escuchas telefónicas en uno de sus periódicos, el cual ha remecido a la política británica y podría costarle un acuerdo comercial por miles de millones de dólares.

Murdoch, de 80 años, llegó a su despacho en Londres en el asiento delantero de un auto Range Rover rojo, sosteniendo la última edición del periódico de mayor nivel de ventas, el News of the World, que decidió cerrar esta semana en un intento por contener la crisis.

Con un sombrero panameño blanco, ignoró a los reporteros apostados en la entrada, enfocando su mirada en el periódico que compró en 1969 como la piedra angular de un gran imperio mediático.

Su auto salió apresuradamente del complejo 15 minutos después, pero no se sabía qué reuniones había planificado.

Más conocido por sus morbosos titulares que exponen las faltas de los ricos y famosos, el News of the World dijo simplemente "Gracias y Adiós" sobre un montaje de algunas de sus portadas más famosas en sus 168 años de historia.

Para los admiradores había sido una tradición en los domingos y para los críticos se había convertido en un símbolo de la irresponsabilidad de la prensa británica.

Murdoch parecía buscar la aprobación para una importante y preciada operación: la compra de la emisora BSkyB.

No obstante, las acusaciones de que las escuchas telefónicas en el diario afectaban a famosos, menores desaparecidos, familiares de víctimas de los atentados de 2005 en Londres y parientes de soldados muertos en acción produjeron una enorme indignación pública.   Continuación...

 
<p>El director ejecutivo de News Corporation, Rupert Murdoch, llega a la sede de News International en Londres. jul 10 2011. El bar&oacute;n de los medios Rupert Murdoch arrib&oacute; a Londres el domingo para afrontar el esc&aacute;ndalo de escuchas telef&oacute;nicas en uno de sus peri&oacute;dicos, el cual ha remecido a la pol&iacute;tica brit&aacute;nica y podr&iacute;a costarle un acuerdo comercial por miles de millones de d&oacute;lares. REUTERS/Olivia Harris</p>