15 de julio de 2011 / 3:44 / hace 6 años

Murdoch cede presión Parlamento británico, FBI investiga

7 MIN. DE LECTURA

<p>El presidente ejecutivo de Newscorp, Rupert Murdoch, a la salida de su departamento en Londres, jul 14 2011. Rupert Murdoch rechaz&oacute; el jueves una citaci&oacute;n del Parlamento brit&aacute;nico para responder a preguntas sobre supuestos delitos cometidos en uno de sus peri&oacute;dicos, y dej&oacute; a una alta ejecutiva de su imperio medi&aacute;tico a cargo de enfrentar a los legisladores.Luke MacGregor</p>

Por Kate Holton y Georgina Prodhan

LONDRES (Reuters) - Rupert Murdoch cedió finalmente el jueves a la presión del Parlamento británico para responder a preguntas sobre supuestos delitos cometidos por uno de sus periódicos y negó que News Corp planea desprenderse de sus diarios.

Murdoch dijo en una entrevista con el Wall Street Journal, diario que pertenece a su compañía, que la empresa manejó la crisis "extremadamente bien en todas las formas posibles" cometiendo sólo "errores menores" y calificó los reportes de que separará sus medios como "pura basura".

El magnate afirmó que su hijo había actuado "lo más rápido que pudo, en el momento que pudo" para lidiar con el escándalo.

Murdoch enfrenta investigaciones a ambos lados del Atlántico.

Además de la pesquisa de legisladores británicos, la Oficina Federal de Investigación (FBI, por su sigla en inglés) dijo que analizaba acusaciones de que News Corp intentó intervenir los teléfonos de víctimas de los ataques del 11 de septiembre del 2001 contra Estados Unidos.

"Estamos al tanto de las acusaciones y las estamos investigando", dijo Peter Donald, portavoz del FBI en Nueva York.

El escándalo de escuchas telefónicas se agudizó el jueves cuando la policía británica arrestó a un noveno sospechoso, identificado por los medios como un ex vice-editor del diario cerrado News of the World.

Además de cerrar el diario, Murdoch se vio también obligado a retirar una millonaria oferta para adquirir al operador británico de televisión de pago BSkyB en medio del escándalo.

Murdoch y su hijo James inicialmente informaron que no concurrirían al Parlamento, pero luego dieron marcha atrás en su decisión cuando el primer ministro David Cameron dijo que tenían que asistir.

Rebekah Brooks, jefa ejecutiva de News International y editora del diario sensacionalista News of the World, también accedió a enfrentar al comité.

Brooks, quien estaba al frente del diario en momentos que ocurrieron las supuestas escuchas ilegales y es amiga del primer ministro, dijo que la investigación policial restringiría lo que puede declarar.

James Murdoch hizo eco a su preocupación en una carta al comité confirmando su asistencia y la de su padre.

La especulación crecía en la sede de Londres de News International de que la compañía podría estar reconsiderando su posición sobre Brooks tras resistir la presión para que renunciara, dijo una fuente cercana a la situación.

Uno de los accionistas de News Corp dijo el jueves que Brooks debería renunciar.

"Obviamente que se tiene que ir", dijo el príncipe Alwaleed bin Talal al programa Newsnight de la BBC. El multimillonario saudita dijo que su compañía Kingdom Holding es el segundo mayor accionista de News Corp y controla el 7 por ciento de los votos.

Murdoch dijo que dará evidencia a una investigación anunciada por Cameron cuando surgieron preguntas sobre el rol de algunos policías en el escándalo y sobre las relaciones entre políticos británicos y dueños de medios.

Se espera que la sesión sea hostil. Durante un acalorado debate sobre el escándalo el miércoles, Dennis Skinner, un veterano miembro laborista del Parlamento describió a Murdoch como "este cáncer en el cuerpo de la política".

Murdoch y otros ejecutivos de alto rango han negado saber sobre las presuntas prácticas.

Repercusion Global

El Gobierno británico dijo también el jueves que los reguladores deben decidir si el negocio de noticias de Murdoch puede administrar estaciones televisivas en Gran Bretaña, luego de que se vio forzado a retirar su oferta por BSkyB.

Las denuncias, que alcanzaron su punto máximo en momentos en que la oferta de Murdoch fue presentada este mes para su aprobación, están repercutiendo alrededor del mundo.

El FBI dijo que investigaría alegatos de que News Corp intentó interceptar grabaciones telefónicas de víctimas de los ataques del 11 de septiembre de 2001 a Estados Unidos. Pero funcionarios estadounidenses comentaron que no sabían si existían evidencias concretar para corroborar los reportes.

En Australia, en donde nació Murdoch, la primera ministra dijo que su Gobierno podría revisar la ley de medios.

Murdoch es propietario de un 39 por ciento de BSkyB.

El viceprimer ministro británico, Nick Clegg, destacó que el regulador de medios OFCOM ya está estudiando si debería permitirse a News Corp mantener su actual participación en BSkyB.

"Claramente hay grandes interrogantes sobre la capacidad y la autenticidad de News Internacional y eso es el motivo por el cual OFCOM está estudiándolo", dijo Clegg, líder de los socios de la coalición liberal demócrata, a Radio 4 de la BBC.

El catalizador de la indignación pública sobre las acusaciones fue un informe que dijo que un diario de News Corp había escuchado los mensajes telefónicos de víctimas de asesinatos.

News Corp, que tiene su sede en Estados Unidos, ha sido sacudida por una serie de acusaciones de que periodistas e investigadores contratados para el periódico sensacionalista News of the World irrumpieron en los mensajes telefónicos de miles de personas, desde las víctimas de crímenes a familias de soldados muertos en la guerra en Afganistán.

Las acusaciones, que incluyen pagos a funcionarios policiales para obtener información, lograron que legisladores británicos de todos los partidos se opongan a un hombre que durante mucho tiempo solía ser cortejado por la élite política.

El ex vice-editor Neil Wallis, detenido el jueves, había sido contratado por la Policía Metropolitana como consultor desde octubre del 2009 a septiembre del 2010, dijo el organismo en un comunicado, un hecho embarazoso para una fuerza que enfrenta preguntas sobre su vínculo con periodistas.

La crisis también ha salpicado al primer ministro británico, que se enfrenta a cuestionamientos de por qué designó a un ex editor de News of the World como su jefe de comunicaciones.

Reporte adicional de Stefano Ambrogi, Michael Holden, Matt Fallon y Mark Hosenball en Londres, Paul Thomasch, Basil Katz, Carlyn Kolker y Yinka Adegoke en Nueva York y Rob Taylor en Canberra; escrito por Keith Weir; editado en español por Gabriela Donoso

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below