22 de septiembre de 2011 / 16:23 / hace 6 años

ANALISIS-Pendiente de EEUU, manufactura México entra a nebulosa

Por Luis Rojas Mena

MEXICO DF (Reuters) - El rutilante sector automotor mexicano está amenazado por la baja del consumo en su vital mercado en Estados Unidos, mientras el resto de la actividad manufacturera se acerca a una zona de contracción, también golpeada por el pobre desempeño económico de su socio del norte.

Las exportaciones de autos desde México se redujeron en agosto por segundo mes seguido, lo que encendió las alarmas para este sector así como en otros, que venían registrando expansiones desiguales en su desempeño.

Hacia adelante, las cosas podrían complicarse aún más por los coletazos de la crisis de deuda en Europa, lo que podría afectar con mayor fuerza al consumo en Estados Unidos y, en consecuencia, a México, su cercano socio comercial.

"Los indicadores de tendencia muestran que el ciclo industrial en México comenzó a perder fuerza, con una demora extrañamente inusual", dijo Alberto Ramos de Goldman Sachs. "Pero la gran exposición en Estados Unidos sugiere que su desaceleración, en algún momento, se extenderá a México", agregó.

La demora inusual se debe, en parte, a una situación peculiar: las exportaciones automotrices habían venido creciendo a tasas anuales mayores al 30 por ciento, mientras que el resto de las manufactureras lo hacían a tasas más moderadas, alrededor del 10 por ciento.

El desequilibrio es un reflejo de la volatilidad del consumidor en Estados Unidos, cuya confianza se hundió en agosto ante la amenaza latente de una nueva recesión.

De esta forma, las actividades vinculadas a la industria automotriz han operado muy por encima de otros subsectores manufactureros clave, como la producción de equipo eléctrico y de aparatos electrónicos, que vienen más rezagados.

"De ninguna manera la recuperación del sector manufacturero ha sido generalizada", dijo Ernesto Cervera del Grupo de Economistas Asociados. "De hecho, hemos ajustado a la baja nuestro pronóstico de expansión de las manufacturas en todo 2011 a un 4.5 por ciento, desde 5.1 por ciento", agregó.

El flanco externo de la economía mexicana, la industria, depende en gran medida de Estados Unidos. El vecino del norte es destino de un 80 por ciento de sus exportaciones.

MENOS OPTIMISMO

La estrecha correlación con Estados Unidos originó en el 2009 el peor colapso del producto interno bruto industrial mexicano en 15 años, de un 7 por ciento.

México envía todo tipo de manufacturas a Estados Unidos, desde alimentos procesados a textiles, productos de madera, químicos, metales y minerales. Además, es uno de los principales abastecedores de crudo.

Algunos segmentos de la industria no se han recuperado del todo y las cifras económicas adelantadas no son halagüeñas.

El indicador de pedidos manufactureros, que recoge la opinión de los empresarios sobre su productividad, cayó en agosto por cuarto mes, a su menor nivel en tres meses.

En tanto, el índice manufacturero del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) fue de 51.2 puntos en agosto, muy cerca del umbral de estancamiento, de 50 puntos.

"En la realidad, la cifras históricas sugieren que la diferencia entre contracción y expansión es una cifra cercana a los 53 puntos", dijo la firma Capital Economics, sugiriendo que el índice estaría ya en zona de contracción.

"Hay varias razones para ser menos optimistas (...) con la actividad en el vecino Estados Unidos preparada para permanecer lánguida por un largo periodo", agregó.

Los pronósticos para la economía estadounidense apuntan a una expansión de alrededor del 1.7 por ciento este año, en medio de un persistente desempleo y un desplome del gasto en el consumo.

Las proyecciones para México han venido bajando en semanas recientes. De acuerdo con una consulta del banco central entre analistas difundida este mes, la economía mexicana podría crecer un 3.8 por ciento este año, el menor cálculo en ocho meses, y debajo del 5.4 por ciento del año pasado.

La ralentización de las economías estadounidense y mexicana se extendería eventualmente a la industria automotriz, nivelándola con el resto de la actividad manufacturera.

Y para muestra un botón: en agosto, las exportaciones de vehículos de México a Estados Unidos cayeron un 14.5 por ciento, su peor baja en el año.

"Lamentablemente, la posibilidad de que el consumidor norteamericano se reponga no es muy alta", dijo Pedro Tuesta, economista de la firma 4Cast. "La industria depende del consumo de los estadounidenses y ahí es difícil encontrar el lado optimista", agregó.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below