Kuwait condena a un bloguero por insultar a líderes del Golfo

miércoles 28 de septiembre de 2011 11:34 GYT
 

DUBAI (Reuters) - Un tribunal kuwaití condenó a un hombre por insultar a los gobernantes del golfo Pérsico y poner comentarios sectarios incendiarios en redes sociales, pero lo liberó por el tiempo que ya había pasado en prisión esperando un juicio, indicó el miércoles un activista de derechos humanos.

Nasser Abul, un chií de 26 años, fue sentenciado el martes a tres meses de prisión por escribir comentarios en internet críticos con las familias suníes gobernantes en Bahréin y Arabia Saudí, así como por insultar a los musulmanes suníes.

Como llevaba detenido varios meses desde su arresto en junio, el tribunal determinó que los 111 días que ya ha pasado en prisión deberían contar como tiempo cumplido.

"Ahora está fuera y de vuelta en casa", dijo el activista de derechos humanos Ghanem al-Najjar.

Otro hombre, Lawrence al-Rashidi, fue detenido al mismo tiempo que Abul por escribir en la web comentarios difamatorios sobre el emir de Kuwait, pero no ha habido noticias sobre el proceso en su contra.

Los activistas democráticos han utilizado redes sociales como Facebook y Twitter para debatir, organizar y compartir información en todo el mundo árabe desde que estalló una revolución en Túnez en diciembre pasado.

Los gobernantes suníes de Bahréin aplastaron en marzo una protesta dirigida sobre todo por la mayoría chií del país, mientras que Arabia Saudí sólo ha presenciado una disidencia muy limitada.

Najjar dijo que con frecuencia es difícil distinguir entre el libelo y la libertad de expresión y pidió juicios más abiertos y transparentes.

"Las autoridades lo encarcelaron por maldecir en Twitter. No sólo estaba exponiendo una opinión, estaba hablando de gente y temas religiosos de forma muy maleducada. Es difícil decidir (...) si esto es libertad de expresión", indicó Najjar.

Kuwait, un país de mayoría suní con una minoría chií, envió barcos de la marina para apoyar a Bahréin cuando el Gobierno bahreiní pidió tropas de sus vecinos con dirigentes suníes para reforzar su represión de las protestas. También Arabia Saudí y Emiratos Arabes Unidos enviaron soldados.

(Reporte de Nour Merza; Traducido por Cristina Fuentes-Cantillana en la Redacción de Madrid; Editado por Lucila Sigal)