Japón planea acudir a firmas privadas por ciberataques: medios

domingo 2 de octubre de 2011 10:01 GYT
 

TOKIO (Reuters) - Japón planea trabajar más estrechamente con compañías privadas para compartir información sobre ciberataques, después de que el contratista de defensa Mitsubishi Heavy Industries fuera "hackeado", informó el domingo el diario económico Nikkei.

El Gobierno japonés también quiere ratificar un tratado internacional sobre crímenes en internet, reportó Nikkei, sin citar fuentes.

Estados Unidos ha presionado recientemente a Japón para que tome más medidas contra los ataques cibernéticos después de que Mitsubishi Heavy, que trabaja estrechamente con Boeing, dijera en septiembre que podría haberse filtrado información de su red, como direcciones IP.

Tokio está considerando pedir a empresas privadas, entre ellas eléctricas, operadoras ferroviarias, contratistas de defensa, fabricantes de autos y del sector de la electrónica que firmen un acuerdo con los organismos públicos para compartir información sobre los ciberataques, dijo Nikkei.

Una vez que se llegue al acuerdo, el Gobierno y los organismos públicos compartirían ampliamente la información de cada ataque sin identificar qué empresas habían sido atacadas, agregó el reporte.

Pero Tokio no creará una nueva ley que exija que las empresas informen de los ciberataques al Gobierno, ya que sería demasiado difícil, informó el diario.

El Gobierno japonés planea también ratificar la Convención sobre el Cibercrimen, un tratado relativo a las infracciones de seguridad en red y otros delitos online que establece una red internacional para proporcionar ayuda a los investigadores a nivel mundial, de acuerdo a Nikkei.

El Gobierno celebrará una reunión el viernes para reforzar la seguridad de la información.

Mitsubishi Heavy ha dicho que hasta ahora no ha confirmado filtraciones en sus productos o tecnologías. Un contratista externo está ahora comprobando si se filtró algún dato sensible.

Rivales como IHI y Kawasaki Heavy Industries dijeron también que habían recibido correos electrónicos sospechosos. No está claro quién fue el responsable de los ataques.