Microsoft se beneficia con acuerdo Google-Motorola, según Acer

viernes 2 de septiembre de 2011 14:08 GYT
 

BERLIN (Reuters) - Microsoft será el verdadero ganador en la adquisición de Motorola Mobility por parte de Google, ya que el acuerdo convierte al gigante de internet en rival directo de las compañías que fabrican teléfonos con su software Android, afirmó el viernes un ejecutivo de Acer.

Acer emplea sistemas operativos tanto de Google como de Microsoft en sus teléfonos inteligentes y computadoras tabletas.

Google reveló el mes pasado una oferta de 12.500 millones de dólares por Motorola Mobility, su mayor compra en la historia, metiéndose en un negocio con estrechos márgenes de beneficio en el que tendrá que enfrentarse a muchas compañías de teléfonos celulares que usan su software Android.

"Trabajan contra algunos de sus clientes", afirmó Walter Deppeler, director de operaciones de Acer en Europa, Africa y Oriente Medio. "Ha sido un gran regalo para Microsoft", dijo a Reuters en la feria de electrónica de consumo IFA en Berlín.

Otros proveedores de teléfonos en la IFA -como Sony Ericsson, HTC y ZTE- han dicho que, con la compra de Motorola, Google apunta a quedarse con sus patentes para ayudar a proteger el software Android.

Pero a su vez el negocio de telefonía móvil de Motorola pone a Google en competencia directa con los otros fabricantes de teléfonos que utilizan Android.

Deppeler dijo que Acer consideraría las implicaciones de la fusión antes de decidir su plataforma operativa para el futuro.

(Reporte de Tarmo Virki; traducido por Redacción Madrid, editado por Hernán García)

 
<p>Foto de archivo de la p&aacute;gina web del sitio Google vista desde un tel&eacute;fono m&oacute;vil Motorola Droid en Washington, ago 15 2011. Microsoft ser&aacute; el verdadero ganador en la adquisici&oacute;n de Motorola Mobility por parte de Google, ya que el acuerdo convierte al gigante de internet en rival directo de las compa&ntilde;&iacute;as que fabrican tel&eacute;fonos con su software Android, afirm&oacute; el viernes un ejecutivo de Acer. REUTERS/Kevin Lamarque</p>