18 de noviembre de 2011 / 18:34 / en 6 años

Otra prueba apunta a neutrinos más veloces que la luz

<p>Foto de archivo de unos cient&iacute;ficos en el laboratorio del CERN en Meyrin, Suiza, mar 30 2011. Un nuevo experimento parece haber ofrecido nuevas pruebas de que Einstein podr&iacute;a haberse equivocado al decir que nada pod&iacute;a ir m&aacute;s deprisa que la velocidad de la luz, una teor&iacute;a en la que se basa el pensamiento moderno sobre el funcionamiento del universo.Denis Balibouse</p>

Por Kate Kelland

LONDRES (Reuters) - Un nuevo experimento parece haber ofrecido nuevas pruebas de que Einstein podría haberse equivocado al decir que nada podía ir más deprisa que la velocidad de la luz, una teoría en la que se basa el pensamiento moderno sobre el funcionamiento del universo.

Las nuevas pruebas, que desafían un dogma de la ciencia que sigue vigente desde que Albert Einstein presentó su teoría de la relatividad en 1905, parecían confirmar el sorprendente descubrimiento de que unas partículas subatómicas llamadas neutrinos pueden viajar unas fracciones de segundo más deprisa que la luz.

El nuevo experimento en el laboratorio del Gran Sasso, utilizando un rayo de neutrinos lanzados desde el CERN, en Suiza, a 720 kilómetros, fue presentado en septiembre para su comprobación por un equipo de científicos.

Científicos del Instituto Italiano de Física Nuclear (INFN) indicaron en un comunicado el vienes que sus nuevas pruebas pretendían eliminar un posible efecto sistemático que podría haber afectado a las mediciones originales.

"Una medición tan delicada y con una implicación profunda en la física requiere un nivel extraordinario de escrutinio", indicó Fernando Ferroni, presidente del INFN.

"El resultado positivo de la prueba nos hace confiar más en el resultado, aunque la última palabra sólo pueden decirla mediciones análogas realizadas en otro lugar del mundo", dijo.

Un equipo internacional de científicos asombró al mundo en septiembre con el descubrimiento inicial, que fue recibido con cierto escepticismo.

Ese primer hallazgo quedó registrado cuando se lanzaron 15.000 rayos de neutrinos durante tres años, desde el CERN y hasta Gran Sasso, un laboratorio subterráneo situado cerca de Roma.

Los físicos que participan en el experimento, llamado OPERA por las siglas de su título formal, dijeron haber comprobado una y otra vez durante varios meses cualquier cosa que pudiera haber producido una lectura errónea, antes de anunciar lo que habían encontrado.

Si se confirma, los expertos dicen que el descubrimiento podría mostrar que Einstein -considerado como el padre de la física moderna- se equivocó al indicar en su teoría de la relatividad especial que la velocidad de la luz es una "constante cósmica" y nada puede ir más rápido.

Esto obligaría a reconsiderar las teorías sobre cómo funciona el cosmos y en teoría también significaría que sería posible enviar información al pasado.

¿COMERME LOS CALZONCILLOS?

Jim Al Khalili, profesor de física en la Universidad británica de Surrey y cuya reacción a los primeros resultados sobre el tema fue decir que se comería sus calzoncillos si resultaba ser cierto, dijo el viernes que sigue sin estar convencido.

"Aún no estoy dispuesto a sacar el tenedor y el cuchillo", dijo. "Idealmente, el experimento se habría hecho en un lugar totalmente distinto para intentar comprobar el polémico resultado de que estas diminutas partículas de verdad son más rápidas que la luz", añadió.

Los científicos italianos, que publicaron su segunda remesa de resultados en la revista científica en Internet Arxiv (en arxiv.org/abs/1109.4897v2) dijeron que una posible fuente de error en los primeros resultados fue que las oleadas de neutrinos enviadas desde el CERN eran relativamente largas, de unos 10 microsegundos, por lo que medir su llegada a Gran Sasso podría haber supuesto errores relativamente grandes.

Por eso, en el último experimento los rayos del CERN fueron tres nanosegundos más cortos, con grandes brechas de 524 nanosegundos entre ellos, para que los expertos en Gran Sasso pudieran medir su llegada con más precisión.

Christos Touramanis, que dirige un equipo de investigación de neutrinos en la Universidad británica de Liverpool y participa en la comprobación de los resultados de OPERA como miembro del comité científico del CERN, se mostró de acuerdo en que la nueva prueba ha eliminado una posible fuente de errores sistemáticos, pero indicó que aún hay que revisar "una serie de otros posibles efectos".

"En definitiva, hará falta una confirmación independiente completa antes de aceptar este resultado como correcto", indicó en un correo electrónico.

Reporte de Kate Kelland; Traducido por Cristina Fuentes-Cantillana en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below