Petrolera YPF apuesta a producción biocombustibles en Argentina

viernes 25 de noviembre de 2011 14:49 GYT
 

BUENOS AIRES (Reuters) - YPF, la principal petrolera de Argentina, firmó un acuerdo con una empresa de biotecnología asociada al líder del importante grupo agrícola Los Grobo para el desarrollo de biocombustibles de segunda generación, dijo el viernes la compañía Indear.

La nación sudamericana, un exportador clave de alimentos, es actualmente uno de los mayores proveedores mundiales de biocombustibles gracias al desarrollo que adquirió en los últimos años su industria del aceite de soja, el principal insumo del biodiésel en el país.

Pero la evolución de los mercados de biocombustibles llevó en los últimos meses a varias empresas radicadas en Argentina a anunciar también proyectos para elaborar etanol a base de maíz o caña de azúcar y a buscar nuevas opciones energéticas.

El acuerdo alcanzado entre YPF, filial local de la española Repsol, e Indear, una firma de investigación de la compañía Bioceres -de la que es socio Gustavo Grobocopatel, titular de Los Grobo-, prevé el desarrollo de bioetanol en base a residuos agrícolas y forestales.

"Indear (...) trabajará activamente en el desarrollo de plataformas tecnológicas para la producción de enzimas, mientras que YPF (...) aportará su experiencia en la caracterización del producto obtenido y en la selección de las tecnologías que, a nivel industrial, se encuentren disponibles para su implementación", señaló Indear.

En un comunicado publicado en su página web (www.indear.com), la compañía explicó que el bioetanol que producirán se obtendrá a partir de la conversión de azúcares fermentables provenientes de los desechos agrícolas y forestales.

Las empresas no especificaron el plazo en que se comenzará a producir el biocombustible.

Para impulsar los biocombustibles, el Gobierno impuso una mezcla obligatoria para el diésel, que actualmente debe contener un 7 por ciento de biodiésel y un 93 por ciento de combustible de origen fósil.

Las autoridades llevarían la proporción de biodiésel al 10 por ciento el año próximo, mientras que se prevé que la aplicación de etanol a la gasolina -que debería ser del 5 por ciento hoy en día, aunque la producción del biocombustible es escasa- también se amplíe a medida que la industria crezca.

(Reporte de Nicolás Misculin, editado por Gabriel Burin)