Brasil financiará almacenaje de etanol en ingenios de azúcar

lunes 26 de diciembre de 2011 18:32 GYT
 

(Reuters) - El Gobierno de Brasil otorgará hasta 500 millones de reales (unos 268,64 millones de dólares) por año para que los fabricantes de etanol almacenen el biocombustible, una medida que busca asegurar adecuados suministros en el intervalo entre una cosecha y otra, según un decreto publicado el lunes.

La medida, que había sido anunciada en abril pero aún no ha entrado en vigencia, garantiza que los ingenios contarán con un préstamo anual disponible para almacenamiento en los próximos cinco años y establece las fuentes oficiales para la obtención del crédito.

Los detalles de los préstamos, como tasas de interés y fechas límite, aún deben ser definidos por el Consejo Monetario Nacional.

El Gobierno de Brasil está trabajando para ofrecer incentivos, así como una creciente regulación par la industria del etanol a fin de evitar que se repita la escasez de suministros que causó un alza en los precios en el último periodo entre una zafra de caña y otra, a inicios de este año.

La industria espera que otras medidas sean anunciadas pronto, como los préstamos que recibirían los ingenios para replantar los maduros campos de caña y recortes en los aranceles, a fin de estimular una expansión en la producción.

Brasil produce casi 28.000 millones de litros anuales de etanol, fabricado en base a caña de azúcar, parte de los cuales sólo se utiliza en los vehículos de combustible flexible mientras que otra parte se mezcla con gasolina en una proporción establecida actualmente en un 20 por ciento.

La producción cayó este año por primera vez en más de una década, debido mayormente al clima adverso y a la reducida inversión en la replantación de los campos de caña de azúcar, lo que reduce fuertemente el rendimiento.

"Es un paso adelante, pero hay mucho más para avanzar", dijo Antonio de Padua Rodrigues, director técnico de la asociación de la industria Unica.

(1 dólar estadounidense = 1,8612 reales brasileños)

(Reporte de Inae Riveras; Editado por Mónica Vargas)