1 de mayo de 2012 / 14:08 / hace 5 años

ANALISIS-Caída de oro 3 meses sienta base para nueva escalada

Por Jan Harvey

LONDRES (Reuters) - Los precios del oro han caído durante tres meses consecutivos, un hito que se logró por última vez hace 12 años antes del inicio de una ola alcista, y el hecho de que los factores que impulsaron al metal el año pasado aún están en ebullición sienta las bases para una nueva escalada.

Las dudas sobre la estabilidad de la zona euro y la sustentabilidad del anémico crecimiento económico de Estados Unidos podrían devolver las cualidades defensivas del metal a un primer plano, mientras que el análisis gráfico de su precio también parece dar apoyo.

En vista de ello, el oro no parece estar en su cúspide. Los precios, actualmente en 1.660 dólares la onza, mostraron en abril su menor rango mensual desde junio del año pasado.

Tras haber terminado febrero, marzo y abril en rojo, el oro ha anotado un retroceso de más del 4 por ciento desde finales de enero, lo que refleja una caída en las ventas de monedas y en las tenencias del metal a través de fondos transables en bolsa.

El menor entusiasmo en el oro se produjo luego de que los inversionistas tomaron un entorno económico un poco más estable como un catalizador para aumentar la exposición a las inversiones de mayor riesgo, como las acciones.

Pero una caída prolongada es inusual.

Los precios no han bajado por tres meses consecutivos desde mayo del 2000, antes del inicio de un rally que llevó al oro de alrededor de 250 dólares a casi 2.000 dólares el año pasado.

Si uno amplía la lente a todo el conjunto de materias primas, el sector ha tenido problemas. El índice global de materias Thomson Reuters-Jefferies CRB alcanzó en abril su nivel más bajo desde diciembre del 2011, con los inversores a la espera de una mayor claridad sobre la demanda de China.

Sin embargo, algunos analistas que estudian los movimientos de precios pasados ??para determinar la dirección futura dicen que el oro aún está buscando un punto para encender una escalada que lo llevó a niveles récord de 1.920 dólares la onza el año pasado.

"Aunque el oro se ha ido consolidando desde hace meses, no lo interpreto como un reto, dado que prevalece la tendencia alcista de largo plazo", dijo Stephanie Aymes, analista de Societe Generale. "La tendencia alcista sigue intacta en mi opinión", agregó.

Esta tendencia sólo se rompería, dijo Aymes, por un cierre mensual por debajo de 1.600 dólares la onza.

Este optimismo contrasta con otras tendencias globales.

La demanda en el mayor comprador mundial, India, ha sido débil durante gran parte del año e incluso la llegada la semana pasada de Akshaya Tritiya, uno de los días más favorables para la compra de oro en ese país, no ayudó significativamente a impulsar las ventas.

"En términos de lo que impulsa a este mercado, una cosa que tendrías que ver es un repunte mayor de la demanda física en Asia que el que hemos visto hasta ahora", dijo el analista de Credit Suisse Tom Kendall. "Quieres ver a esos volúmenes subir mucho más para estar confiado", agregó.

A pesar de los contratiempos actuales, los argumentos fundamentales para otra escalada siguen presentes y se reflejan en que los bancos centrales de los mercados emergentes se han convertido en compradores netos de oro.

Las compras del sector oficial han llegado a 65,2 toneladas en lo que va del año, con México, Rusia y Kazajistán entre los más activos.

De cara al futuro, los factores que reflejan la debilidad de la economía mundial que llevaron el oro a 2.000 dólares la onza el año pasado están volviendo a emerger.

Además, persiste la posibilidad de un nuevo estímulo monetario en Estados Unidos, una idea que cobró fuerza tras una serie de débiles datos económicos la semana pasada.

La crisis de deuda de la zona euro también muestra pocas señales de resolución. Hasta que esos factores entren en juego para impulsar los precios, las bajísimas tasas de interés y las compras de los bancos centrales están manteniendo con firmeza al oro por encima de 1.650 dólares la onza.

En cuanto a la calma actual del oro, Aymes señala que una consolidación similar se registró en el 2008 y fue seguida por una subida a 1.000 dólares la onza.

Ese repunte llevó a los precios del oro a aumentar más de un 60 por ciento en los siguientes dos años.

Reporte adicional de Siddesh Mayenkar y Cooper Amanda, Editado por Juan Lagorio

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below