9 de mayo de 2012 / 14:27 / hace 5 años

ANALISIS-Reforma china a sector del gas despierta auge

Por Charlie Zhu

HONG KONG (Reuters) - Las grandes empresas estatales de China, confiadas en las perspectivas de las reformas internas al gas natural, están comprando distribuidores locales y levantando capital, lo que convierte al sector en el foco de atención en el principal consumidor mundial de energía.

Las perspectivas de expansión y adquisiciones tienen a las acciones de distribuidores de gas natural negociándose como papeles de crecimiento, en lugar de hacerlo como empresas energéticas normales.

China está impulsando reformas de los precios energéticos e invirtiendo miles de millones de dólares en importaciones de gas e infraestructura para reducir el uso de carbón, que provee más del 70 por ciento de su energía, pero la ha convertido en líder mundial en accidentes mineros y emisiones de efecto invernadero.

Si bien la energía nuclear y las renovables como la solar y eólica también se benefician de este cambio, por ahora el gas parece sacar el mayor provecho, ya que los suministros abundantes y su uso en la producción industrial y las centrales térmicas convencionales hacen que se pueda desarrollar de forma rápida y eficiente.

"El gas natural es una energía limpia que está disfrutando de un gran apoyo de la política estatal", dijo Liu Yang, jefe de inversiones del fondo regional Atlantis, que administra recursos por 4.000 millones de dólares y posee acciones de distribuidores de gas.

"El sector del gas ciudad ha estado subinvertido y está a punto de despegar", dijo.

Las acciones de distribuidores como ENN, China Gas Holdings, China Resources Gas, Kunlun Enery y Beijing Enterprises han subido hasta un 37 por ciento en los últimos 12 meses.

El sector, con un valor de mercado combinado de alrededor de 32.000 millones de dólares, tiene valoraciones de más de 20 veces las ganancias históricas, y los inversores y analistas se mantienen optimistas sobre sus perspectivas.

Gigantes petroleros estatales como Sinopec y PetroChina también entraron en picada en el sector, amenazando con quedarse con empresas privadas como China Gas, que entró en el negocio hace más de una década y desde entonces han dominado.

Sinopec y ENN recientemente hicieron una oferta en efectivo de 2.200 millones de dólares por China Gas y una guerra de ofertas se avecina con el conglomerado estatal Beijing Enterprises Group, matriz de Beijing Enterprises Holding.

Al aprovechar su músculo financiero, las grandes petroleras chinas, como CNOOC Group, matriz de CNOOC Ltd, están bien situadas para absorber rivales más pequeños.

"Todas las empresas pequeñas de gas serán devoradas por PetroChina o Sinopec algún día," dijo un ejecutivo de una distribuidora de gas, quien pidió mantenerse en el anonimato ya que su empresa compra gas natural de PetroChina.

ACCIONES DE CRECIMIENTO

China busca duplicar el peso del gas en su oferta total de energía a más del 8 por ciento para el 2015, cuando el consumo debería llegar a 260.000 millones de metros cúbicos (mmcm), mientras que el carbón se reducirá a poco más de un 60 por ciento.

En el 2030, el uso del gas llegará a 500.000 millones de metros cúbicos, lo que la Unión Europea consume hoy en día, según las previsiones de la industria.

La mayor parte de esa oferta adicional se destinará a nuevas centrales a gas.

La capacidad instalada de gas de China crecerá más de cuatro veces a 220 gigavatios para el 2020, lo que crearía un mercado equipamiento por 26.500 millones de yuanes (4.200 millones de dólares) al año para el período 2011-2020, casi siete veces el tamaño medio del mercado en los cinco años anteriores, según estimaciones de Barclays.

Eso beneficiaría a un gran número de fabricantes nacionales y extranjeros, incluyendo General Electric, Siemens, Shanghai Electric, Dongfang Electric y Harbin Electric, dijo.

China tiene vastos suministros locales -donde el metano de lecho de carbón y el gas esquisto podría aumentar sus recursos significativamente- y en el exterior, donde cuenta con un ducto a Turkmenistán y ha estado importando gas natural licuado de Australia, Indonesia, Malasia y Qatar.

El gas también fluirá hacia China el próximo año a través de un ducto desde un campo en Myanmar.

El sector del gas era prácticamente inexistente en China hasta finales de la década de 1990 y, si bien se han invertido miles de millones de dólares en la construcción de oleoductos y terminales en la última década, más de dos tercios de las más de 600 ciudades todavía no tienen acceso a suministros de gas.

El auge de las empresas estatales en la distribución de gas es una decisión del Gobierno de hacer tripas corazón y empezar a liberar los precios para alentar a los importadores y productores.

Los precios del gas están ligados al petróleo crudo en Asia, pero dentro de China han estado estrictamente controlados, ya que las autoridades temen que los costos volátiles de la energía puedan frenar el desarrollo industrial y crear dificultades a los hogares.

Pero el aumento de los precios del crudo ha obligado a las empresas estatales de energía a cargar con pérdidas por las compras de gas en el extranjero que venden en el mercado interno, lo que hace que se muestren renuentes a expandirse en ese negocio.

PetroChina, que ha estado presionando a Pekín para reformar el sistema de precios internos del gas, perdió 3.400 millones de dólares en su negocio de importación de gas en el 2011. En el primer trimestre de este año, la pérdida fue de 1.620 millones de dólares. (1 dólar = 6,3080 yuan chino)

Editado por Juan Lagorio

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below