Imputan ex editora Murdoch en escándalo de escuchas en G.Bretaña

martes 15 de mayo de 2012 09:29 GYT
 

Por Michael Holden y Kate Holton

LONDRES (Reuters) - Rebekah Brooks, estrecha colaboradora de Rupert Murdoch, fue acusada el martes de interferir en la investigación policial sobre el escándalo de las escuchas telefónicas que ha sacudido el imperio mediático del magnate y ha repercutido en la clase política británica.

Brooks, de 43 años, fue acusada de ocultar material a los detectives, conspirar para retirar cajas de archivos de la sede londinense de Murdoch y esconder documentos, computadoras y otros equipos electrónicos a la policía. Si fuera hallada culpable, podría ir a la cárcel.

Los cargos son los primeros desde que la policía relanzó una investigación sobre las supuestas prácticas ilegales en los periódicos británicos de Murdoch tras las acusaciones de que se había ocultado el alcance de las actuaciones delictivas.

La noticia es un golpe personal para el empresario mediático más poderoso del mundo y también abochorna al primer ministro británico David Cameron, que era muy amigo de Brooks y le envió mensajes de texto para apoyarla cuando se conoció el caso.

La acción contra Brooks llega en un momento en que Murdoch está siendo cada vez más cuestionado en Gran Bretaña.

Se ha visto forzado a cerrar un periódico, retirar una importante oferta de adquisición de una cadena de televisión y ha sido descripto por un informe parlamentario como alguien que no está en condiciones de dirigir una importante compañía internacional.

La cercanía de Murdoch a Brooks, a la que se reconoce instantáneamente por su pelo rojo, quedó subrayada el año pasado, cuando el magnate voló a Londres para hacer frente al escándalo, le colocó el brazo sobre el hombro y dijo que ella era su principal prioridad.

"He concluido (...) que hay suficientes pruebas para que haya una posibilidad realista de culpabilidad", dijo Alison Levitt, asesora legal principal del director de la fiscalía pública, en un inusual comunicado televisado.   Continuación...

 
<p>La ex editora de News International Rebekah Brooks a las afueras de una estaci&oacute;n de polic&iacute;a en Londres, mayo 15 2012. Brooks, estrecha colaboradora de Rupert Murdoch, fue acusada el martes de interferir en la investigaci&oacute;n policial sobre el esc&aacute;ndalo de las escuchas telef&oacute;nicas que ha sacudido el imperio medi&aacute;tico del magnate y ha repercutido en la clase pol&iacute;tica brit&aacute;nica. REUTERS/Stefan Wermuth</p>