A la caza del PRAM: cuando los chips ya no pueden ser más

viernes 8 de junio de 2012 11:47 GYT
 

Por Jeremy Wagstaff

SINGAPUR (Reuters) - Abarrotados de celdas, los procesadores de memoria se han vuelto tan pequeños como permite la física, y los fabricantes experimentan ahora con nuevas tecnologías que podrían sacudir una industria de 50.000 millones de dólares.

Se espera que los procesadores actuales alcancen un límite físico en los próximos cinco años, iniciando una carrera entre fabricantes para encontrar la tecnología que reemplace a las memorias flash NAND y las de acceso aleatorio dinámico (DRAM), los dos estándares que han impulsado el mundo de la informática.

"Se está abriendo toda una nueva ventana de posibilidades que para los científicos es increíblemente emocionante y para las empresas es increíblemente terrorífica", dijo Gary Bronner, vicepresidente de Rambus Labs, una empresa de licencias de tecnología que se especializa en memoria. "A la gente no le gustan la incertidumbre y el cambio", declaró.

Ese cambio no se producirá de un día a otro.

Aunque algunas empresas ya están despachando productos con nuevas tecnologías, la cantidad es pequeña y la promesa inicial de algunos anuncios a menudo da paso al silencio o a planes rebajados. Y fabricantes líderes están reduciendo riesgos invirtiendo tanto en nueva tecnología como en la vieja.

Por ahora, todos los dispositivos dependen de RAM y de discos duros tradicionales o de flash, manejando datos y aplicaciones entre procesador y espacio de disco. El precio y el rendimiento de estas tecnologías dictan cuál se usa y en qué cantidad.

Por ejemplo, el fundador y después presidente ejecutivo de SanDisk Eli Harari no pudo cumplir la petición de Steve Jobs en el 2001 de suministrar memoria flash para el primer iPod de Apple porque no pudo competir en precio con los mini discos duros.

Sin embargo, en cuatro años el flash era lo bastante barato y pequeño para que Apple pudiera diseñar el diminuto iPod Nano, y los precios han caído tanto desde entonces que todos los teléfonos, tabletas e incluso portátiles ligeros utilizan flash.   Continuación...