18 de junio de 2012 / 15:48 / hace 5 años

Cápsulas tóxicas aumentan desconfianza en industria médica china

Por Donny Kwok y Tan Ee Lyn

HONG KONG (Reuters) - Hou Zhihui abre una cápsula de medicación para el resfrío, esparce el polvo que contiene en una pasta y los une. Luego, pasa el diminuto bollo a una colega que lo coloca en su boca y lo ingiere.

Esa es su respuesta al descubrimiento de 77 millones de cápsulas tóxicas fabricadas con un gel industrial que contiene cromo, un metal pesado cancerígeno, el último en una serie de problemas de seguridad que mina la industria sanitaria en China, entre los que se incluye la fabricación de medicamentos falsos.

El Gobierno ha prometido en reiteradas ocasiones endurecer los sistemas regulatorios luego de varios escándalos que involucraron pescado, medicamentos, juguetes, pasta dental, ropa infantil, neumáticos y leche fortificada con melamina, una sustancia tóxica usada en la producción de muebles.

Pero se ha hecho poco más allá de algunos arrestos altamente publicitados.

“Leí sobre el problema de las cápsulas (...) la mañana siguiente, una colega tenía un resfrío, entonces pensé en una forma para tomar la medicación”, dijo Hou.

China anunció en mayo que 254 proveedores farmacéuticos, o el 12,7 por ciento del total, estaban produciendo cápsulas contaminadas. Al menos 10 están catalogadas o relacionadas con firmas chinas, según medios oficiales locales.

De los 11.561 lotes de medicamentos evaluados, el 5,8 por ciento contenía niveles excesivos de cromo. En lugar de usar gelatina derivada de partes animales, los fabricantes emplearon gelatina industrial más barata.

El problema es constante debido a la presión por producir medicamentos de bajo costo que aún así generen ganancias, y a la popularidad de la medicina tradicional china, que suele prepararse en polvos y envasarse en cápsulas.

Las autoridades llevaron a cabo una redada en 236 productores de cápsulas, ordenaron que 42 detuvieran la fabricación y cerraron 84 líneas de producción y revocaron las licencias de siete compañías.

En momentos en que China está reformando su sistema de atención médica para hacerlo más accesible a sus 1.300 millones de habitantes, los burócratas han hecho lo posible por reducir los precios en licitaciones públicas de fármacos que brindan a los ganadores un mercado cautivo que alcanza varias provincias.

También se descubrieron cápsulas tóxicas en Hong Kong, donde los laboratorios obtienen el 90 por ciento de sus cápsulas de China.

Los expertos señalan que romper las cápsulas y tomar sus contenidos separadamente es peligroso, suponiendo que las cápsulas tóxicas funcionen, como deberían, sobre una base temporal.

“La formulación de algunos medicamentos está hecha para una emisión prolongada, lo que implica que el fármaco está preparado de una manera en que emite la medicación lentamente”, dijo William Chui, presidente de la Sociedad de Farmacéuticos Hospitalarios de Hong Kong.

“Si uno rompe la cápsula, destruye el mecanismo de emisión prolongada. El fármaco inmediatamente será emitido y se corre el riesgo de aumentar el nivel de medicación en la sangre y desarrollar efectos colaterales”, añadió Chui.

Editado en español por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below