JUEGOS-Atleta pide a fundador de Facebook que ayude a Haití

miércoles 1 de agosto de 2012 13:15 GYT
 

Por Paul Majendie

LONDRES (Reuters) - El atleta haitiano de salto triple Samyr Laine está decidido a llevarse algo de los Juegos de Londres para su devastado país y espera que su antiguo compañero en Harvard -el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg- pueda darle el impulso que necesita.

Laine es uno de los apenas cinco deportistas que representan a la nación caribeña en los Juegos Olímpicos de Londres, dos años y medio después de que su país fuera arrasado por un terremoto que provocó la muerte de más 300.000 personas y dejó a un millón sin hogar.

Tres de las cinco pistas de atletismo básicas que posee Haití están siendo utilizadas para dar asilo a aquellos que se encuentran sin techo. Millones de personas viven con menos de dos dólares diarios.

Los padres de Laine se mudaron a Estados Unidos en los años 70, pero Haití sigue claramente apegado a su corazón.

"Tengo que dar. Esa es una necesidad para mí", dijo el abogado de 28 años a Reuters, mientras se prepara para su gran reto en Londres.

El atleta planea construir una Fundación Saltemos Por Haití que intentará, a través de clínicas y campos de entrenamiento, producir una nueva generación de deportistas locales para competir en futuros Juegos Olímpicos.

Competir con los mejores del mundo es algo muy complicado para Haití.

"El presupuesto total para los Juegos es de 400.000 dólares. El de Estados Unidos es de 170 millones de dólares", señaló Laine. "Uno tiene que motivarse a sí mismo. (Haití) no tiene los recursos y la burocracia obstaculiza a los atletas", agregó.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo del atleta haitiano de salto triple Samyr Laine durante el mundial bajo techo realizado en Estambul, mar 10 2012. El atleta haitiano de salto triple Samyr Laine est&aacute; decidido a llevarse algo de los Juegos de Londres para su devastado pa&iacute;s y espera que su antiguo compa&ntilde;ero en Harvard -el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg- pueda darle el impulso que necesita. REUTERS/Kai Pfaffenbach</p>