ANALISIS-Ayuda puede acabar asfixiando a industria autos Brasil

martes 28 de agosto de 2012 13:37 GYT
 

Por Brad Haynes

SAO JOSE DOS PINHAIS, Brasil (Reuters) - Honda Motor Co lanzó su modelo semi compacto City en México a un precio inicial de 16.000 dólares. ¿El precio en Brasil? Más de 30.000 dólares.

Y aunque aún así los brasileños compraron tres veces más Hondas el año pasado, los consumidores están cansándose de comprar un auto por el precio de dos.

Los elevados costos están eclipsando el boom de ventas de la última década en el cuarto mayor mercado de autos del mundo y poniendo de relieve la necesidad de una reforma que devuelva competitividad a la industria.

Sin embargo, lo que los fabricantes están recibiendo del Gobierno son medidas que podrían asfixiarlos en los próximos años.

Cuando la industria comenzó a trastabillar el año pasado, la presidenta Dilma Rousseff salió al rescate, poniendo cuotas a las importaciones de México y aumentando los aranceles sobre los autos importados, una medida que seguramente será extendida por nuevas regulaciones de impuestos previstas para esta semana.

Sus políticas representan la actitud más proteccionista del mercado automotor de Brasil desde que se abrió a las importaciones hace dos décadas y están redefiniendo la industria con resultados mixtos.

Exenciones de impuestos dirigidas levantaron las ventas de algunos fabricantes, mientras que otros congelaron planes de abrir nuevas fábricas.

La presión política evitó despidos pese a una caída de la productividad. Y los analistas dicen que las políticas no resolverán el principal problema: es cada vez más difícil fabrican un auto brasileño que los brasileños puedan pagar.   Continuación...