Zynga busca cambiar de orientación ante la pérdida de usuarios

sábado 6 de octubre de 2012 12:45 GYT
 

Por Malathi Nayak y Gerry Shih

SAN FRANCISCO, EEUU (Reuters) - La inexorable caída de Zynga en los últimos seis meses, coronada por la fuerte reducción de sus previsiones para 2012 que hizo el jueves, ha aumentado el interés sobre qué medidas va a tomar ahora el consejero delegado Mark Pincus.

La emoción en Wall Street sobre la productora de videojuegos que llegó a estar entre las estrellas del nuevo internet social se ha enfriado desde su salida a bolsa en diciembre. El viernes, los analistas rebajaron sus precios objetivos de una acción que ha caído hasta un 22 por ciento, a 2,21 dólares, frente a los 10 dólares con los que debutó.

El destino de la empresa depende ahora de Pincus, el cofundador de 46 años de edad que controla una participación mayoritaria. Los analistas dicen que necesita reducir el tamaño de sus plantilla global actual de 3.000 trabajadores e idear un nuevo juego pueda cautivar al creciente número de usuarios que se desplazan a los dispositivos móviles, donde su presencia es relativamente débil.

Zynga ha lanzado varios juegos este año, incluyendo "The Ville" y "ChefVille", y está trabajando en otros. El jueves, Pincus insistió a los trabajadores de la empresa de que "seguiría invirtiendo en su negocio de juegos para móviles".

Sin embargo, advirtió que va a hacer "reducciones de costos específicos", que los analistas interpretaron como despidos mientras Pincus trata de llevar a Zynga lejos de los juegos "ocasionales" de Facebook como "FarmVille", que ha sido durante años el emblema de la empresa.

La transición será complicada para una empresa que se levantó en poco tiempo al construir un negocio formidable casi por completo utilizando Facebook como plataforma. "FarmVille", "FrontierVille", "Zynga Poker", "Mafia Wars" y "CityVille" despegaron principalmente como juegos de Facebook en los ordenadores personales. El año pasado representaron el 83 por ciento de los ingresos totales.

Zynga no ha sido capaz de frenar la marea de usuarios que abandonan sus previamente lucrativos juegos basados ​​en internet hacia las nuevas posibilidades que ofrecen los teléfonos avanzados o los juegos de la competencia.

(Traducido por la Redacción de Madrid; Editado por Ricardo Figueroa)