3 de diciembre de 2012 / 14:23 / en 5 años

Cambios tributarios en Australia podrían desalentar inversiones: expertos

Por Victoria Thieberger

MELBOURNE (Reuters) - Australia enfrenta una batalla para captar una mayor proporción de ingresos fiscales procedentes de multinacionales como Google y necesita trabajar con sus socios comerciales para evitar asustar a los inversores con la imagen de un país con impuestos altos, dijeron abogados y especialistas tributarios.

Australia ha anunciado un cambio en las prácticas sobre impuestos que ejercen legalmente las grandes firmas para enviar sus ingresos a países con menores tasas de impuestos como Irlanda y Holanda.

Reino Unido y Alemania también están buscando maneras de asegurarse que las empresas multinacionales paguen lo que ven como una tasa de impuestos más justa y están instando al grupo de países desarrollados que forman el G20 a trabajar juntos para proteger los ingresos fiscales.

Algunos especialistas en impuestos argumentan que las medidas propuestas por Australia, que llegan después de varios grandes cambios en la regulación sobre impuestos del país en los últimos 18 meses, podrían disuadir a empresas extranjeras de invertir en el país.

“Lo que está empezando a suceder es que Australia está siendo vista cada vez más como un país con un alto riesgo soberano en impuestos”, dijo Paul Stacey, consejero de impuestos en el Institute of Chartered Accountants.

El Gobierno ha hecho un borrador con propuestas que incluyen normas para evitar que los beneficios salgan fuera, así como establecer un organismo para revisar las estrategias que utilizan las multinacionales para reducir sus facturas de impuestos.

“Esta revisión sólo aumentará la percepción”, dijo Stacey.

Las revisiones de las propuestas pasarán al Parlamento a comienzos del próximo año después de un período de consultas.

Esto sigue a una serie de cambios tributarios incluyendo una fuerte alza en la retención de impuestos para los no residentes, una norma para gravar una mayor proporción de utilidades a empresas privadas y un impuesto del 30 por ciento sobre ganancias mineras que se suavizó después de la feroz oposición de la industria minera.

Aunque la inversión de capital privado en Australia ha disminuido junto con la economía, no se ha estancado tanto como advertían los críticos.

La inversión total en la industria de Australia, de 30.500 millones de dólares (unos 23.400 millones de euros), cayó un 24 por ciento en el año hasta junio, según el lobby industrial Australian Private Equity and Venture Capital Association.

“Aunque algunos inversores no estarán contentos con el cambio de impuestos en Australia, lo que puede atraerlos es el clima económico en el país”, dijo Niv Tadmore, socio de Clayton Utz.

Aunque se espera que la economía autraliana se desacelere debido a una menor demanda china de recursos, pero sigue siendo resistente después de capear la crisis financiera mejor que cualquier otro gran país desarrollado.

EL CASO GOOGLE

En un discurso muy inusual el 22 de noviembre, el asistente del Tesoro de Australia David Bradbury apuntó a Google, describiendo en detalle las estrategias que ha empleado para minimizar el pago de impuestos corporativos.

“No es mi práctica habitual mencionar empresas por los nombres”, dijo.

La estructura de impuestos de Google, dijo, incluyó el denominado “Double Irish Dutch Sandwich”, en el que los ingresos fueron dirigidos a Irlanda, como una regalía pagada por la unidad irlandesa a una filial holandesa, y luego devuelto a un segundo holding irlandés situado en Bermudas, donde no hay impuesto corporativo.

Documentos presentados ante el regulador australiano mostraron que la filial australiana de Google pagó 815.074 dólares en impuestos el año pasado, equivalente al 0,004 por ciento de sus ingresos, una pérdida neta de 3,9 millones de dólares australianos.

Los ingresos de Google en Australia proceden de acuerdos de servicios con la empresa matriz de Estados Unidos y unidades en Irlanda y Singapur, más que directamente por los clientes australianos.

Informes de medios han dicho que los ingresos de Google en Australia podrían tener un valor de más de 1.000 millones de dólares australianos.

Un portavoz de Google dijo en un comunicado a través de correo electrónico que la compañía cumple con todas las leyes de impuestos en Australia.

El éxito de las campañas sobre impuestos de los gobiernos contra las multinacionales es visto en gran medida en si pueden trabajar juntos.

“Es muy importante que Australia se relacione con sus homólogos en el extranjero en esta reforma”, dijo Stacey, del Institute of Chartered Accountants.

Información de Victoria Thieberger; Traducido por Leticia Núñez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below