Foxconn dice necesita más tiempo para recortar jornada de trabajadores en China

viernes 17 de mayo de 2013 10:01 GYT
 

TAIPEI (Reuters) - Foxconn Technology Group dijo el viernes que necesita más tiempo para reducir las horas extra en sus fábricas en China después de que supervisores laborales designados por Apple, uno de sus principales clientes, dijeron que recortar la jornada laboral de los operarios al 1 de julio sería un desafío.

Apple encomendó el año pasado a la Asociación de Trabajo Justo (FLA, por su sigla en inglés) a que investigara las condiciones laborales en las plantas después de que Foxconn, el holding de Hon Hai Precision Industry Co Ltd, fue criticada por una serie de suicidios y accidentes desde el 2010.

En su tercer informe, la FLA dijo que Foxconn resolvió un 98 por ciento de los temas encontrados en la investigación inicial, incluyendo el recorte de las horas de trabajo y del tiempo extra, la mejoría de la salud y la seguridad y el aumento de la participación sindical.

La compañía emplea a más de un millón de personas en sus plantas en China.

Foxconn, sin embargo, enfrenta el desafío de realizar más recortes de horas extra de trabajo para cumplir con los estándares establecidos por la ley china en el plazo establecido, dijo el reporte que fue publicado el jueves.

La ley estipula un máximo de 40 horas de trabajo semanal, más nueve horas adicionales por tiempo extra.

"Necesitamos más tiempo con el plazo final", comentó a Reuters el portavoz de Foxconn, Louis Woo. "No podemos decir ahora cuándo podremos cumplir con esa meta. Estamos tratando de establecer un calendario realista", agregó.

Muchos trabajadores de Foxconn, provenientes de otras partes de China, se oponen a la reducción del tiempo extra debido a que quieren ganar tanto dinero como sea posible en poco tiempo. Algunos trabajadores han dicho que abandonarán la compañía si el tiempo extra es recortado.

Hon Hai, el mayor fabricante contratista de electrónicos del mundo, obtiene un estimado de un 60 por ciento a un 70 por ciento de sus ingresos del ensamblaje de dispositivos y de otros trabajos para Apple.

(Reporte de Clare Jim. Traducido al español por Patricio Abusleme. Editado por Mónica Vargas)