Cisco desafía la compra de Skype por Microsoft en un tribunal europeo

martes 28 de mayo de 2013 14:46 GYT
 

Por Foo Yun Chee

BRUSELAS (Reuters) - Cisco Systems, el mayor fabricante de equipos de redes del mundo, intentará convencer el miércoles al segundo tribunal más importante de Europa para que revoque la aprobación que la Unión Europea dio a la compra de Skype por parte de Microsoft.

Si Cisco gana el proceso en el tribunal general con sede en Luxemburgo, la Comisión Europea tendría que anular su decisión que permitió a Microsoft, comprar la empresa de video y voz en internet sin tener que hacer ninguna concesión.

Cisco, que apela la decisión junto al proveedor italiano de telefonía fija e internet Messagenet SpA, argumentará que la Comisión cometió varios "errores manifiestos" en la evaluación del acuerdo de 8.500 millones de dólares entre Microsoft y Skype.

Se espera que argumenten que la participación dominante de la empresa fusionada en el mercado de las comunicaciones le da la capacidad y el incentivo para negarse a proporcionar datos que permitirían a sus rivales trabajar con los productos de estas empresas.

La última vez que una empresa impugnó con éxito la aprobación de una fusión por la Comisión en un tribunal fue en 2002 en un caso que implicaba a las discográficas Sony Music y BMG. En la gran mayoría de los casos, el tribunal falla en favor de la Comisión.

Una decisión del tribunal general de la UE puede ser apelada en el Tribunal Europeo de Justicia, la máxima institución judicial del bloque.

El desafío presentado por Cisco es una de las cuatro apelaciones contra las decisiones de la Comisión Europea en casos de fusiones.

El año pasado, Deutsche Boerse presentó una apelación contra el rechazo de la Comisión a su fusión con NYSE Euronext mientras que UPS ha tomado acciones contra el veto normativo a su propuesta de compra de TNT.

Ryanair ha dicho también que luchará contra el veto de la Comisión a sus planes de compra de Aer Lingus.

(Reporte de Foo Yun Chee; Traducción de Teresa Medrano en la Redacción de Madrid; Editado por Lucila Sigal)