7 de junio de 2013 / 21:54 / en 4 años

Reportes sobre programa vigilancia EEUU avivan preocupación de Europa

Por Georgina Prodhan y Claire Davenport

VIENA/BRUSELAS (Reuters) - Los europeos reaccionaron con enojo el viernes ante los reportes de que funcionarios estadounidenses accedieron a servidores de compañías de internet en búsqueda de datos personales, al decir que confirmaron su peor temor sobre las grandes empresas y demostraron que se requerían regulaciones más estrictas.

El Washington Post y el Guardian despertaron indignación al informar que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos(NSA, por sus siglas en inglés) y el FBI ingresaron a los servidores centrales de Google, Facebook y de otras firmas a fin de recopilar millones de datos de los usuarios.

Europa, que carece de gigantes de internet propios, ha deseado durante mucho tiempo contener el poderío de los titanes estadounidenses que dominan la red, y Alemania - que defiende con firmeza los derechos de privacidad - se apresuró a condenar la cooperación de los conglomerados con el servicio de seguridad de Estados Unidos.

"El Gobierno de Estados Unidos debe proporcionar claridad respecto a estas monstruosas acusaciones de una vigilancia generalizada de varios servicios de telecomunicaciones y de internet", dijo Peter Schaar, comisario alemán de la Protección de Datos y Libertad de la Información.

"Las declaraciones del Gobierno de Estados Unidos de que la vigilancia no apuntaba a los ciudadanos estadounidenses sino sólo a personas fuera de ese país no me tranquilizan para nada", aseveró.

El Washington Post dijo que el programa secreto que involucraba a las compañías de internet, cuyo nombre en código es PRISM y que se estableció bajo el Gobierno del ex presidente George W. Bush, ha presenciado un "crecimiento exponencial" durante los años durante el mandato de Barack Obama.

Algunas de las compañías nombradas en el artículo han negado que el Gobierno haya tenido "acceso directo" a sus servidores centrales. Sin embargo, el ministro de Justicia para el estado alemán de Hesse, Joerg-Uwe Hahn, exigió aplicar un boicot a las firmas involucradas.

"Estoy sorprendido por la manera frívola con la que compañías como Google y Microsoft parecen tratar los datos de sus usuarios", dijo al periódico Handlesblatt. "Cualquiera que no quiera que eso suceda, debería cambiar de proveedor", declaró.

NINGUN LUJO

La Unión Europea ha tenido dificultades para hacer cumplir los derechos a la privacidad de sus ciudadanos en Estados Unidos durante casi una década.

Los acuerdos transatlánticos respecto a compartir datos financieros y de viajes de ciudadanos europeos han tardado años en completarse y la Unión Europea está tratando de actualizar una ley que data de hace casi 20 años para reforzar los derechos de los europeos.

Los temores sobre la seguridad de datos almacenados en los servicios de Estados Unidos ya han sido un importante factor en la lenta adopción europea de los servicios de la computación "en nube", en los que las aplicaciones de cómputos intensivos son realizadas por proveedores centrales en grandes agrupaciones de servidores.

El Patriot Act de Estados Unidos, una ley aprobada después de los ataques del 11 de septiembre del 2001, brindaba a las agencias de inteligencia de Estados Unidos una mayor autoridad sobre la vigilancia de datos y ha sido un punto focal de resistencia.

"Se escuchan muchas más preocupaciones en Europa que en Estados Unidos, sobre el Patriot Act in particular. PRISM sólo realza estas preocupaciones", dijo Mark Watts, un socio en la firma legal de Londres Bristows que se especializa en el cumplimiento de los derechos de privacidad y de datos.

"Los principales participantes que se mencionan se encuentran más en el ámbito de los consumidores en nube (...) pero puede ser que emocionalmente esto se sume a las preocupaciones respecto a los proveedores de la nube de Estados Unidos", dijo Watts, cuyos clientes incluyen varias grandes empresas de internet norteamericanas.

Los servicios en nube representaron 16.100 millones de dólares en ingresos en Europa occidental el año pasado, según la empresa de investigación de TI Gartner, menos de la mitad de los 32.900 millones de dólares generados en Norteamérica por empresas tales como Amazon o Salesforce.

Europa ha tratado de proteger a sus ciudadanos mediante la imposición de restricciones sobre la exportación de datos a terceros países sin fuertes leyes de protección de información, que pueden incluir a Estados Unidos, si bien Watts de Bristows dijo que éstas eran fáciles de eludir.

"Este caso demuestra que un claro marco legal para la protección de datos personales no es un lujo o una limitación sino un derecho fundamental", concluyó Viviane Reding, comisaria de Justicia de Europa.

Reporte adicional de Harro Ten Wolde en Fráncfort y Paul Sandle y Michael Holden in Londres. Traducido por Margarita Seiler. Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below