REPORTE ESPECIAL-EEUU permite foros Internet sobre adopciones, una ventana para adultos abusadores

miércoles 11 de septiembre de 2013 18:26 GYT
 

* Este es el tercero de una serie de reportes especiales sobre el mercado clandestino de niños adoptados en EEUU.

* Para leer la versión en PDF abra el vínculo: link.reuters.com/ceq92v

Por Megan Twohey

TUCSON, EEUU (Reuters) - Tom y Misty Mealey estaban rebosantes de esperanza cuando la destartalada camioneta color púrpura estacionó frente a su casa en el estado de Virginia.

Era el 5 de julio del 2009 y sus invitados habían llegado: una pareja que había conducido desde el estado de Nueva York hasta la residencia de los Mealey en las afueras de Roanoke.

Hasta ese día los Mealey jamás habían visto a Calvin Eason, entonces de 40 años, ni a su esposa Nicole, de 30. Ambos estaban "pobremente vestidos" y no les causaron buena impresión, recuerda Misty Mealey. Aún así, si todo iba bien, los Mealey estaban listos para entregarles a uno de sus hijos: un niño de 5 años de Guatemala que habían adoptado unos meses antes.

El niño sufría una condición llamada trastorno reactivo de apego, que complicaba los lazos con las personas que lo cuidaban. Se había vuelto cada vez más violento, rompiendo ventanas, golpeando a los otros tres hijos de los Mealey y orinando en sus juguetes. Por las noches, los Mealey lo encerraban en su cuarto para que no agrediera a la familia.

Tras meses de terapia y de otros intentos por obtener ayuda, los Mealey hicieron lo que otros padres bajo un fuerte estrés en Estados Unidos continúan haciendo: comenzaron a anunciar a sus hijos adoptivos no deseados en Internet.

Y los Eason respondieron muy rápidamente, insistiendo en sus correos y llamadas telefónicas que serían excelentes padres. Después condujeron por más de 966 kilómetros para defender personalmente sus argumentos ante los Mealey.   Continuación...

 
La joven Anna Barnes posa para la foto en Granbury, Texas, el 30 de mayo, 2013. Barnes tenía 13 años cuando sus padres adoptivos la entregaron a otros. "Por favor no me manden con ellos", recuerda Anna, que ahora tiene 18 años. Ella cuenta que compartido la cama con Calvin and Nicole Eason, a quienes le fue entregada en una modalidad de búsqueda de padres por Internet. REUTERS/Richard Rodriguez