Los hermanos Winklevoss dicen que Bitcoin podría ser la moneda de un país

miércoles 18 de septiembre de 2013 09:48 GYT
 

NUEVA YORK (Reuters) - Cameron y Tyler Winklevoss, que últimamente ocupan titulares por sus planes de lanzar un fondo de Bitcoin, dijeron el martes que podrían ver a la moneda digital convirtiéndose en la divisa oficial de un país.

"El próximo paso para Bitcoin es potencialmente convertirse en la moneda de un país", dijo Tyler Winklevoss.

Los gemelos, famosos por su historia con Facebook, hablaron durante el noveno Congreso de Inversiones en Nueva York.

Hablando menos de tres meses después de presentar sus planes para lanzar Winklevoss Bitcoin Trust, un fondo con cotización en bolsa que permitirá a los inversores operar la moneda digital como acciones, los hermanos presentaron un manual sobre Bitcoin y comentaron lo que podría ser el futuro de la moneda.

Los bitcoins, considerados por algunos expertos como el futuro del dinero, ganaron importancia durante la crisis financiera europea a medida que cada vez más personas cuestionaban la seguridad de depositar su dinero en el banco.

"Con Bitcoin no hay rescates al estilo de Chipre", dijo Tyler Winklevoss.

Los hermanos añadieron que esperaban ver una implosión financiera en Chipre en uno o dos años y dijeron que eso era una razón para usar Bitcoin. En el rescate a Chipre se produjo una quita sobre la deuda con los acreedores, incluyendo los tenedores de bonos.

Los hermanos, remeros olímpicos que obtuvieron títulos de MBA en la Universidad de Oxford, dijeron a los reguladores en julio que inicialmente planeaban vender acciones por valor de 20 millones de dólares. Cada acción valdría una fracción de un Bitcoin. Dijeron que por el momento no podían dar más detalles sobre su fondo.

Pero revelaron lo que para ellos son los beneficios de la moneda digital, diciendo que enviar dinero al extranjero sería más fácil y barato y permitiría que las donaciones benéficas se hagan más fácilmente.

(Reporte de Svea Herbst-Bayliss; Traducido por Teresa Medrano en la Redacción de Madrid, editado por Manuel Farías)