ANALISIS-Brasil y EEUU vuelven a desencontrarse

jueves 19 de septiembre de 2013 16:40 GYT
 

Por Brian Winter

SAO PAULO (Reuters) - Cada vez que Brasil y Estados Unidos llegan al altar, el techo de la iglesia parece venirse abajo.

En 1982, el presidente estadounidense Ronald Reagan viajó a Brasil para una cena que debía marcar el comienzo de una nueva era en las relaciones entre los dos mayores países de América. Pero cuando Reagan levantó su copa de vino y brindó "por el pueblo de Bolivia", pareció confirmar el peor temor de sus anfitriones: que Estados Unidos veía a Brasil apenas como otro país pobre de su llamado patio trasero.

Y esta semana las esperanzas de un avance se frustraron nuevamente, de forma aún más dramática.

La decisión de la presidenta brasileña Dilma Rousseff de cancelar una visita de Estado a la Casa Blanca programada para octubre, el único evento de ese tipo planeado en Washington este año, es un vergonzoso tropiezo que probablemente ensombrecerá la cooperación en comercio, asuntos regionales y otros temas en los próximos años.

Rousseff, una pragmática de izquierda, enfureció por las recientes revelaciones de que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por su sigla en inglés) espió sus comunicaciones privadas, además de las de sus principales asesores.

Aunque ambos países mantendrán lazos cordiales, Rousseff piensa tomar algunas represalias, entre ellas elevados nuevos impuestos y normas para las compañías estadounidenses de Internet que operan en Brasil y descartar la compra de aviones de combate de Boeing Co., dijeron funcionarios a Reuters.

La presidenta dijo que el espionaje era "incompatible" con una relación entre aliados y explicó a sus asesores que no tenía sentido seguir adelante con un viaje cuyo principal objetivo era simbolizar un creciente respeto mutuo.

La cancelación de una visita de tan alto perfil pese a dos llamadas personales de último minuto del presidente estadounidense Barack Obama, molestó a funcionarios de ambos países.   Continuación...