25 de octubre de 2013 / 10:13 / hace 4 años

Alemania y Francia exigen acuerdo de "no espionaje" con EEUU

Por John O‘Donnell y Luke Baker

La canciller alemana, Angela Merkel, a su llegada a la cumbre de líderes de la Unión Europea en Bruselas, oct 24 2013. Las acusaciones de Alemania y Francia de que Estados Unidos ha efectuado operaciones de espionaje en sus países, incluida una posible interceptación del teléfono celular de la canciller Angela Merkel, posiblemente dominarán el encuentro de líderes de la Unión Europea (UE) que comienza el jueves. REUTERS/Laurent Dubrule

BRUSELAS (Reuters) - La canciller alemana, Angela Merkel, exigió el jueves que Estados Unidos llegue a un acuerdo de “no espionaje” con Berlín y París para finales de año, diciendo que el supuesto espionaje contra dos de los más cercanos aliados de Washington debe detenerse.

Hablando tras conversaciones con líderes de la Unión Europea que fueron dominadas por acusaciones de que la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA) accedió a decenas de miles de registros telefónicos franceses y de que “monitorizó” el teléfono celular de Merkel, la canciller dijo que quería acciones de parte del presidente Barack Obama, no solo palabras de disculpas.

Alemania y Francia buscarán un “entendimiento mutuo” con Estados Unidos sobre la cooperación entre sus agencias de inteligencia, y otros estados de la UE eventualmente podrían participar.

“Eso quiere decir un marco de trabajo de cooperación entre servicios relevantes (de inteligencia). Alemania y Francia han tomado la iniciativa y otros estados miembros se unirán”, dijo Merkel.

En un comunicado emitido tras el primer día de la cumbre de la Unión Europea, los 28 líderes de los países que componen el bloque dijeron que apoyaban el plan franco-alemán.

La primera vez que Merkel planteó la posibilidad de un acuerdo de “no espionaje” con Obama fue durante una visita del líder estadounidense a Berlín en junio de este año, pero no se sacó nada en limpio de aquello.

Las últimas revelaciones, parte de las filtraciones realizadas por el ex analista de datos de la NSA Edward Snowden, parecen haber renovado la determinación de Merkel para alcanzar un pacto.

Estados Unidos mantiene un acuerdo de “no espionaje” con Gran Bretaña, Australia, Nueva Zelanda y Canadá, una alianza conocida como “Cinco Ojos” que fue establecida después de la Segunda Guerra Mundial.

Pero ha existido una tradicional renuencia a alcanzar acuerdos similares con otros aliados, pese a las estrechas relaciones de las que disfrutan ahora Estados Unidos y Alemania.

Merkel aseguró que un acuerdo con Washington estaba muy atrasado, teniendo en cuenta las experiencias que comparten los países.

“Estamos juntos en Afganistán. Nuestro soldados experimentan situaciones de vida amenazantes. A veces mueren en las mismas batallas”, dijo Merkel.

“La amistad y la sociedad entre los estados miembros europeos, incluyendo Alemania, y Estados Unidos no es de un solo sentido. Dependemos de eso. Pero existen buenas razones para que Estados Unidos también necesite amigos en el mundo”, agregó.

ENOJO COLECTIVO

En la llegada de los líderes de la UE a Bruselas, la condena a las presuntas actividades de espionaje de la NSA fue generalizada, particularmente en lo relacionado con el seguimiento del teléfono móvil de Merkel, un tema sensible para una mujer que creció en Alemania Oriental y experimentó a la fuerza policial Stasi y sus acciones de espionaje.

Algunos importantes funcionarios alemanes y el presidente del Parlamento Europeo, también alemán, pidieron que las negociaciones entre la UE y Estados Unidos sobre un acuerdo de libre comercio, que comenzaron en julio, se suspendan debido a las denuncias de espionaje.

Merkel, cuyo país es uno de los principales exportadores del mundo y se beneficiaría de cualquier acuerdo comercial con Washington, dijo que ese no era el camino indicado y que lo mejor era reconstruir la confianza.

Las filtraciones de información ocurridas en los últimos tres meses en gran medida gracias a Snowden pusieron a Washington en conflicto con varios aliados importantes, desde Brasil hasta Arabia Saudita, y hubo pocas señales que indicaran que las revelaciones van a disiparse pronto.

El periódico británico The Guardian reportó el jueves que un contacto de la NSA, un funcionario estadounidense, proporcionó números telefónicos de 35 líderes mundiales que habían sido inspeccionados.

Así como las dudas sobre las negociaciones comerciales entre la UE y Estados Unidos, el furor del espionaje también podría tener impacto sobre la legislación de protección de datos que está siendo evaluada en el bloque europeo.

El Parlamento europeo aprobó esta semana un paquete de leyes que reformarán las normas de protección de datos de la UE que datan de 1995.

Esta reforma restringiría el modo en que los datos obtenidos por firmas como Google y Facebook en Europa son compartidos con países no europeos, introduciría el derecho de los ciudadanos a requerir que sus rastros digitales sean borrados de internet, e impondría multas de hasta 100 millones de euros (138 millones de dólares) para quienes incumplan esas normas.

A Estados Unidos le preocupa que las regulaciones, si entran en vigencia, aumenten el costo de hacer negocios y manejar datos en Europa. Google, Yahoo!, Microsoft y otras compañías han ejercido fuerte presión contra las propuestas.

Dadas las acusaciones de espionaje, Francia y Alemania -los dos países más influyentes en la política de la UE- ganarían el apoyo del resto de los estados miembros para avanzar en negociaciones con el Parlamento europeo para que complete las regulaciones y las endurezca.

Esto podría significar que se llegue a un acuerdo a comienzos del año próximo y que las leyes entren en vigencia en 2015. Para Estados Unidos, las nuevas medidas modificarían sustancialmente la forma en que se implementan las normas de privacidad de los datos a nivel global.

Reporte adicional de Madeline Chambers y Noah Barkin en Berlín, Julien Ponthus, Robin Emmott y John O'Donnell en Bruselas y Alexandria Sage en París. Editado en español por Ana Laura Mitidieri, Manuel Farías y Damián Pérez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below