Pekín reduce cuota de venta de automóviles en iniciativa contra contaminación

martes 5 de noviembre de 2013 13:52 GYT
 

SHANGHAI (Reuters) - La capital china, aquejada por un denso smog y fuertes congestionamientos de tránsito, reducirá las cuotas de autos nuevos en la ciudad en casi un 40 por ciento el 2014, para rebajar las emisiones y los peligrosos niveles de contaminación, dijo en su página de internet el gobierno de Pekín.

El cambio en la política busca apoyar el uso de autos con tecnologías más limpias y fortalecer la determinación de las automotrices extranjeras de acelerar su crecimiento en las ciudades menos pobladas de China.

Sólo en el último mes, los elevados niveles de contaminación han obligado al país asiático a prácticamente cerrar la ciudad de Harbin, un importante centro urbano en el noreste del país, que tiene una población de 11 millones de personas.

Durante los próximos cuatro años, Pekín entregará 150.000 nuevas matrículas al año, desde las 240.000 actuales, según el sitio web del Gobierno de la ciudad. Quienes compren un auto deben adquirir las placas antes de que puedan conducir por las calles del país.

Eso implica que las ventas de autos nuevos de pasajeros durante el período 2014-2017 será limitado hasta las 600.000 unidades. La cifra es inferior a las unidades vendidas en la ciudad sólo en el 2010.

Además, el Gobierno permitirá una proporción más alta de matrículas cada año para compradores de autos con tecnologías nuevas, que requieren niveles más bajos de gasolina, o que usen energía alternativa. Eso podría beneficiar a empresas que produzcan autos eléctricos, como BYD Co Ltd.

El número de matrículas para esos autos se triplicará desde 20.000 unidades en el 2014 a 60.000 en el 2017, representando un 40 por ciento de la cuota de matrículas total de ese año.

China ya ha tomado una serie de medidas para aliviar la congestión de tráfico y para limpiar el aire y el agua, mientras el deterioro del ambiente se convierte en una fuente de malestar social.

Las ventas de autos nuevos actualmente están restringidas en cuatro ciudades chinas -Pekín, Shanghái, Guangzhou y Guiyang-, donde los consumidores deben adquirir sus matrículas mediante subastas y loterías.

En julio, la Asociación China de Fabricantes de Automóviles dijo que el país planea restringir las ventas de vehículos en ocho ciudades más, una tendencia de política que ya ha llevado a firmas como General Motors y Volkswagen AG a poner más recursos en ciudades chinas de menor tamaño e importancia.

(Reporte de Samuel Shen y Adam Jourdan, Traducido por Janisse Huambachano. Editado por Mónica Vargas)

 
Un hombre con una mascarilla en su rostro anda en bicicleta en un día con esmog en Pekín, oct 28 2013. La capital china, aquejada por un denso smog y fuertes congestionamientos de tránsito, reducirá las cuotas de autos nuevos en la ciudad en casi un 40 por ciento el 2014, para rebajar las emisiones y los peligrosos niveles de contaminación, dijo en su página de internet el gobierno de Pekín. REUTERS/Kim Kyung-Hoon