Trabajadores chinos de Nokia amenazan con seguir huelga

viernes 22 de noviembre de 2013 12:40 GYT
 

GUANGZHOU, China (Reuters) - Trabajadores en huelga en una fábrica de Nokia en el sur de China amenazaron el viernes con continuar su medida de fuerza después de que la compañía decidió finalizar los contratos de 59 empleados por no volver a sus labores.

Centenares de trabajadores interrumpieron su labor el martes en protesta por la venta del negocio de celulares de Nokia a la gigante estadounidense de software Microsoft.

Los trabajadores denunciaron que están siendo obligados a firmar nuevos contratos con peores condiciones laborales.

El viernes, una foto publicada en Twitter por el organismo supervisor laboral con base en Hong Kong, China Labour Bulletin, mostraba a cientos de manifestantes frente a la fábrica, con banderas en las que se leía "Si se quiere cambiar el contrato, primero hay que ofrecer una compensación".

Más de una docena de autos de policía y fuerzas antidisturbios vigilaba con perros, dijo un trabajador, que pidió el anonimato.

Varios de los empleados en huelga dijeron que fueron informados que habían violado regulaciones laborales al negarse volver al trabajo.

"No tienen derecho a despedirnos", dijo un trabajador llamado Wang, quien agregó que está determinado a continuar con la huelga.

"Ya hemos elegido este camino a seguir, así que en él continuaremos", agregó.

Muchas veces, la falta de confianza en sus empleadores ha llevado a trabajadores chinos a reaccionar contra adquisiciones porque temen que empeoren sus condiciones de trabajo, y esta protesta en la ciudad industrial de Dongguan marcó el último incidente de una ola de malestar laboral en filiales chinas de compañías extranjeras de manufactura.   Continuación...

 
Unos empleados de Nokia realizan una protesta en una cancha de fútbol en las afueras de la planta de la firma en Dongguan, China, nov 20 2013. Trabajadores en huelga en una fábrica de Nokia en el sur de China amenazaron el viernes con continuar su medida de fuerza después de que la compañía decidió finalizar los contratos de 59 empleados por no volver a sus labores. REUTERS/James Pomfret