JUEGOS-Vínculo de McDonald's en Twitter para Sochi se vuelve un imán para protestas

viernes 24 de enero de 2014 15:08 GYT
 

LONDRES (Reuters) - Los manifestantes han aprovechado una campaña de publicidad en internet dirigida por McDonald's para mostrar su ira con el tratamiento a los homosexuales en Rusia, que organiza los Juegos Olímpicos de invierno de Sochi.

McDonald's, patrocinador de los Juegos, lanzó la campaña #CheerstoSochi, que permite a los aficionados enviar saludos a los deportistas y las delegaciones en Twitter. Sin embargo, el vínculo ha resultado ser un imán para activistas contrarios a la ley "antipropaganda gay" aprobada por el Gobierno ruso.

"CheerstoSochi pensemos en todos los gays que hay ahí que están sufriendo mientras todos los demás se divierten", dijo un mensaje el viernes.

McDonald's dijo ser consciente que la campaña es objetivo de activistas, al igual que ha ocurrido con otros patrocinadores olímpicos.

"McDonald's apoya los derechos humanos, el espíritu olímpico y los deportistas que han trabajado tan duro para poder competir en los Juegos", dijo en un comunicado.

"Creemos que los Juegos Olímpicos deberían estar abiertos a todos, libres de discriminación, y eso también se aplica a los espectadores, autoridades, medios de comunicación y deportistas", agregó.

Organizaciones de defensa de los derechos humanos han pedido a los patrocinadores y al Comité Olímpico Internacional (COI) ejercer más presión sobre Rusia por su actitud hacia la comunidad homosexual.

Los activistas también han actuado contra el grupo textil American Apparel para que venda prendas inspiradas en el compromiso contra la discriminación incluido en la Carta Olímpica.

(Traducido por Teresa Larraz en la Redacción de Madrid; Editado por Lucila Sigal)

 
Un local de la cadena McDonald's en Del Mar, EEUU, abr 16 2013. Los manifestantes han aprovechado una campaña de publicidad en internet dirigida por McDonald's para mostrar su ira con el tratamiento a los homosexuales en Rusia, que organiza los Juegos Olímpicos de invierno de Sochi. REUTERS/Mike Blake/Files