JUEGOS-Google hace un guiño a los derechos de los homosexuales en los juegos de Sochi

viernes 7 de febrero de 2014 12:26 GYT
 

Por Timothy Heritage

SOCHI, Rusia (Reuters) - Google ha colocado una versión arcoiris de su logo en su página de búsquedas, aumentando la presión sobre el presidente ruso, Vladimir Putin, por la ley de "propaganda gay" en los Juegos Olímpicos de Sochi.

La página muestra ahora imágenes de diferentes deportes de invierno encima de cada una de sus seis letras, con el fondo de seis colores de la bandera del orgullo gay - rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta.

La página incluye una cita de la Carta Olímpica que recoge el derecho a practicar deporte sin discriminación.

"La práctica deportiva es un derecho humano. Toda persona debe tener la posibilidad de practicar deporte sin discriminación de ningún tipo y dentro del espíritu olímpico, que exige comprensión mutua, solidaridad y espíritu de amistad y juego limpio", dijo.

Google no realizó comentarios inmediatos.

El clamor internacional contra la ley, firmada por Putin el año pasado, amenaza con hundir sus esperanzas de usar los Juegos como un escaparate de una Rusia moderna que está lejos de los tiempos en los que cayó la Unión Soviética, en 1991.

Putin dice que la legislación, que prohíbe la propaganda gay entre los menores de edad, es necesaria para proteger a los jóvenes. Sus críticos dicen que genera un clima de discriminación contra grupos de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT, por su sigla en inglés).

La empresa de telecomunicaciones AT&T, patrocinador del equipo olímpico de Estados Unidos, criticó esta semana a Rusia por la ley, aumentando la presión sobre otras compañías para que se pronuncien.   Continuación...

 
Unas personas en la fila de ingreso a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, feb 7 2014. Google ha colocado una versión arcoiris de su logo en su página de búsquedas, aumentando la presión sobre el presidente ruso, Vladimir Putin, por la ley de "propaganda gay" en los Juegos Olímpicos de Sochi. REUTERS/Mark Blinch