Ministro holandés enfrenta presiones para renunciar por dar información errónea sobre espionaje

martes 11 de febrero de 2014 14:26 GYT
 

AMSTERDAM (Reuters) - Un ministro holandés enfrentaba presiones para renunciar luego de haber informado erróneamente al Parlamento que 1,8 millones de interceptaciones de telecomunicaciones fueron recopiladas por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, en vez del servicio de espionaje holandés.

Su salida llegaría en un mal momento para el Gobierno de coalición del primer ministro Mark Rutte, que ha sufrido una caída de popularidad y hace dos semanas perdió al viceministro de Finanzas Frans Weekers por un escándalo sobre beneficios.

El ministro de Asuntos Internos, Ronald Plasterk, escribió el lunes una carta al Parlamento en la que aclaró que fue el servicio de inteligencia holandés, y no la NSA, la que había recopilado los denominados metadatos.

Plasterk dijo que sabía desde hace más de dos meses que había dado una información errónea, pero apenas la rectificó el lunes.

Al explicar la equivocación, el ministro dijo que había intentado confirmar reportes publicados en medios alemanes y franceses sobre la interceptación de 1,8 millones de líneas telefónicas holandesas, que sugerían que la NSA lo había hecho, algo que al final no era cierto.

Varios partidos de la oposición han solicitado la dimisión de Plasterk, un destacado miembro del Partido del Trabajo que comparte el poder con los Liberales, un partido proempresarial.

Plasterk tenía previsto defender su actuación el martes en una sesión parlamentaria en la que podría afrontar una moción de censura.

(Información de Anthony Deutsch. Traducido por Emma Pinedo)