26 de abril de 2014 / 13:03 / hace 3 años

Departamento Seguridad Interior EUU se esfuerza por retener talentos en cibernética

Por Doina Chiacu

Estación de trabajo en el Centro de Integración de Ciberseguridad y Comunicaciones (NCCIC) del DHS, Arlington, sept 24, 2010. En un intento por atraer a expertos en seguridad cibernética para proteger las redes de computadores del Gobierno de Estados Unidos, el Departamento de Seguridad Interior (DHS, por sus siglas en inglés) tiene un problema que no puede arreglarse con dinero. REUTERS/Hyungwon Kang

WASHINGTON (Reuters) - En un intento por atraer a expertos en seguridad cibernética para proteger las redes de computadores del Gobierno de Estados Unidos, el Departamento de Seguridad Interior (DHS, por sus siglas en inglés) tiene un problema que no puede arreglarse con dinero.

Navegar por el sistema de contratación federal lleva muchos meses, demasiado tiempo en un mundo tecnológico que avanza muy rápido.

“Incluso cuando alguien es patriota y quiere cumplir con su deber para la nación, si son realmente buenos no querrán esperar seis meses para ser contratados”, dijo Mark Weatherford, el anterior jefe de cibernética en el DHS.

Después de una serie de fugas de seguridad nacional y con el crecimiento del crimen cibernético, el departamento compite con el sector privado y con otras agencias federales para contratar y retener el talento para asegurar las redes del Gobierno, y contener las amenazas a las empresas y los servicios públicos estadounidenses.

Phyllis Schneck, ex directora de tecnología de la compañía de seguridad de software McAfee, pidió ayuda a una comisión del Senado.

“El proceso de contratación es muy, muy difícil”, dijo.

Los ciberexpertos pueden acceder a salarios más altos - en algunos casos hasta 6 cifras más - en las empresas privadas, dijo Schneck, pero la seguridad nacional ofrece un “llamado superior” y una valiosa experiencia.

“La gente dice que el buen talento no viene porque no podemos pagarles”, dijo Schneck. “Podríamos intentar superar esos salarios, pero tenemos que tener la flexibilidad y algo de competitiva adicional para traerles”.

PELO ROSA Y TATUAJES

El Departamento de Seguridad Interior, creado tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, compite con las agencias más grandes y más establecidas del Pentágono, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y el Comando Cibernético.

El DHS no sólo carece de los poderes de contratación de su homólogo militar y de la de las compañías privadas, sino que la rígida burocracia de la agencia de más de 240.000 empleados puede fomentar una cultura de crecimiento interno.

“Hay muchos profesionales informáticos realmente listos, que además tienen el pelo rosa y tatuajes”, dijo Weatherford.

“Pero no te los encuentras en el DHS, que también evita contratar a personas sin carrera universitaria”, dijo.

“Algunas de las personas más inteligentes y con más talento que he conocido en este negocio no terminaron ninguna carrera universitaria”, dijo Weatherford, que abandonó la agencia hace un año para trabajar en la consultora Chertoff Group, fundada por el anterior secretario del DHS, Michael Chertoff.

Información adicional de Jim Finkle. Traducido por Francisco Pazos.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below