Espías chinos leyeron correos electrónicos de diputados australianos durante un año: prensa

lunes 28 de abril de 2014 10:45 GYT
 

SIDNEY (Reuters) - Un ciberataque contra la red informática parlamentaria de Australia en 2011 pudo haber dado a organismos de inteligencia chinos acceso a los correos privados de los diputados durante un año entero, informó el lunes el Australian Financial Review.

El periódico, citando fuentes gubernamentales y de seguridad, dijo que había nueva información que mostraba que el ataque había sido más extenso de lo que se pensaba con anterioridad "y dio efectivamente el control" de todo el sistema.

"Fue como una mina a cielo abierto. Tenían acceso a todo", dijo una fuente al periódico.

Las autoridades australianas, al igual que en Estados Unidos y otros países occidentales, han hecho de la ciberseguridad una prioridad tras un creciente número de ataques.

La red informática parlamentaria es un sistema interno no clasificado usado por los diputados federales, su personal y asesores para comunicaciones privadas y negociaciones sobre estrategia.

Al acceder al sistema, los hackers habrían tenido acceso a correos electrónicos, bases de datos de contactos y cualquier otro documento almacenado en la red, dijo el informe.

El acceso habría permitido a China obtener un conocimiento sofisticado de los vínculos políticos, profesionales y sociales de los dirigentes australianos y podría haber incluido negociaciones delicadas entre legisladores y su personal.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Qin Gang, dijo que no sabía si los medios australianos habían proporcionado pruebas de sus afirmaciones y repitió la línea de que China se opone y prohíbe ataques de hackers.

"Esperamos que los relevantes medios australianos puedan lidiar con esto con una actitud responsable y constructiva y no sembrar cizaña sin razón. No es ésta la forma de resolver el asunto", dijo en una intervención ante los medios en Pekín.

Los medios australianos informaron inicialmente de esta vulneración en 2011, aunque se creyó en aquel momento que los agentes chinos habían accedido al sistema durante un mes.

(Reporte de Matt Siegel; Reporte adicional de Ben Blanchard en Pekín; Traducido por Inmaculada Sanz en Madrid; Editado por Lucila Sigal)