25 de noviembre de 2014 / 18:14 / en 3 años

ACTUALIZA 4-Ana Botín toma el timón y remodela la cúpula de Santander

* Nombra directivos de su círculo de confianza

* Sustituye a Javier Marín por José Antonio Álvarez

* Renueva, internacionaliza y rejuvenece el consejo de administración

* Nombra a Bruce Carnegie-Brown vicepresidente primero (Agrega detalles)

Por Jesús Aguado

MADRID, 25 nov (Reuters) - Menos de tres meses después de asumir la presidencia de Banco Santander, Ana Botín ha dado un importante giro de timón en el primer banco de la eurozona con el nombramiento de un nuevo consejero delegado, la renovación parcial del consejo y la promoción de directivos de su confianza.

En una decisión que rejuvenece y da un perfil más internacional a sus directivos, la entidad comunicó que el actuar director financiero, José Antonio Álvarez, sustituirá a Javier Marín como consejero delegado.

"Los cambios en el Santander son un claro mensaje de Ana Patricia para decir que 'aquí mando yo' y que lleva las riendas. Está implementando cambios en toda la organización del grupo bancario a todos los niveles", dijo Enrique Quemada, consejero delegado del banco de inversión ONEtoONE.

José Antonio Álvarez, con quien Ana Botín compartió cuitas en el comité de dirección durante una década, es muy conocido en los mercados y era responsable de la división de gestión financiera y de relaciones con inversores.

"Es un ejecutivo altamente valorado y experimentado cuyo liderazgo debería ser positivo para Santander y su cotización. Esperamos continuidad, previsibilidad y potencial una mayor transparencia en temas como capital y prioridades estratégicas", dijeron analistas de Citigroup.

Antes de incorporarse a Santander en 2002 y de ser nombrado en 2004 director financiero de la entidad, Álvarez fue desde 1995 a 1999 director de gestión financiera de Argentaria y posteriormente, de BBVA, desde 1999 a 2002.

Las acciones de Santander que reaccionaron inicialmente con alza superior al 1,8 por ciento a los cambios se desinflaron al cierre hasta terminar con una subida del 1 por ciento.

En una carta a empleados, Ana Botín destacó que con los cambios introducidos se comenzaba una "nueva etapa" al tiempo que destacó la gran experiencia de Álvarez: "Nadie conoce mejor que José Antonio nuestro negocio, nuestros equipos e inversores (...) destacando sobre todo por su rigor y transparencia".

La salida del actual consejero delegado, seis años más joven que su sustituto, se produce apenas algo más de un año y medio después de ocupar el puesto a propuesta del fallecido Emilio Botín en un movimiento que fuentes del banco interpretaron como parte del camino hacia la transición de la batuta de mando a Ana Botín. Pero banqueros consultados recientemente consideraban que la máxima ejecutiva del Santander tenía intención de remodelar la cúpula para arroparse de personas de su propio equipo.

Según fuentes de la entidad española, si el consejero delegado saliente optara por la prejubilación, a la que tiene derecho como alto directivo, le podrían corresponder algo más de 13,5 millones de euros. Además, Marín tiene una pensión acumulada de 4,34 millones durante los más de 20 años que lleva en el grupo.

RELEVO GENERACIONAL E INTERNACIONAL

La ejecutiva aprovechó la ocasión para realizar cambios en un consejo de administración cuya edad media alcanzaba los 65 años y muy afín a los modos de gestión de su padre, fallecido el pasado 9 de septiembre.

"Los cambios obedecen claramente a la intención de la nueva presidenta del banco de formar su propio equipo de confianza", dijo una fuente con conocimiento de los cambios.

En el marco de la remodelación, Fernando de Asúa, consejero del banco desde 1999 y considerado mano derecha de "Don Emilio" comunicó su renuncia como consejero independiente. A sus 82 años, Asúa era el miembro con mayor presencia en las comisiones de la entidad y además vicepresidente primero.

Su sustituto, el británico Bruce Carnegie-Brown, de 54 años, es un íntimo conocido de la presidenta durante su etapa como mandataria de la división británica del banco, donde ocupa el puesto de director no ejecutivo y era considerado favorito para asumir la presidencia tras la vuelta a España de Botín.

Además de ocupar la vicepresidencia primera, Carnegie-Brown asumirá el nuevo cargo de lead independent director, una especie de responsable independiente del consejo que algunos bancos han empezado a crear con la idea de profundizar y dar transparencia a las cuentas en un momento de alarma social tras la crisis financiera y los recientes escándalos.

Rodrigo Echenique, consejero externo del Banco, ha sido designado también vicepresidente. En la actualidad es presidente de Vocento y presidente no ejecutivo de NH Hoteles .

Otro consejero independiente, Abel Matutes, de 73 años, también renunció a su cargo que asumirá la multimillonaria Sol Daurella, nacida en 1966, presidenta de la embotelladora española de Coca Cola y cuyo nombramiento también contribuye e mejorar la cuota femenina del consejo.

También nacido en 1966, se incorpora como consejero independiente el mexicano Carlos Fernández, antiguo presidente del Grupo Modelo y consejero de la entidad bancaria en México.

De la misma cosecha es Jaques Ripoll, también estrecho colaborador de Ana Botín, responsable de banca mayorista en Santander UK y que ahora se encargará de la dirección general de Santander Global Banking & Markets. Ripoll sustituye a José García Cantera, también del 66,- que bajo la presidencia de Ana Botín fue consejero delegado en Banesto- y que pasará a ejercer ahora las funciones financieras hasta ahora en manos del nuevo consejero delegado.

UN BANCO MÁS TRANSPARENTE

La máxima ejecutiva del banco ya había dado muestras de que iba a marcar su propio ritmo después de los 28 años de presidencia de su padre.

Desde su nombramiento ha designado diversos directores de su generación y compañeros de batalla en el Reino Unido y Banesto.

Cuando hace dos semanas disolvió el consejo asesor internacional del que formaba parte el doblemente imputado Rodrigo Rato, la entidad ya mencionó entre los desafíos de negocio "la falta de confianza del público en la industria financiera".

Ana Botín, que presidió el Banesto líder en eficiencia, fortaleza y satisfacción del cliente antes de integrarse en Santander, destacó el martes que entre sus objetivos figura "crear un banco sencillo, personal y transparente para nuestros equipos, clientes y la sociedad". Todo un reto para un grupo con presencia significativa en diez países.

Información adicional de Sonya Dowsett en Madrid y Steven Slater en Londres; Editado por Carlos Ruano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below