12 de agosto de 2017 / 14:24 / en un mes

Auto arrolla a multitud y deja un muerto en violenta protesta de nacionalistas blancos en EEUU

Policías rodean un vehículo que fue golpeado después de que un automóvil arrolló a un grupo de contramanifestantes en la macha "Unite the Right" en Charlottesville, Virginia, Estados Unidos. 12 de agosto, 2017. REUTERS/Justin Ide

CHARLOTTESVILLE, EEUU (Reuters) - Una persona murió el sábado cuando un vehículo embistió a una multitud en Virginia, después de enfrentamientos en una protesta de nacionalistas blancos que se oponen a los planes para retirar la estatua de un general confederado desde un parque público, en hechos de violencia que desafían al presidente Donald Trump.

Al menos 34 personas resultaron heridas durante varias horas de violencia entre supremacistas blancos y sus detractores en la ciudad de Charlottesville. El gobernador del estado declaró estado de emergencia e impidió un mitin de nacionalistas blancos, mientras el presidente Donald Trump condenó la violencia.

“Estoy desconsolado porque una vida se perdió aquí”, dijo el alcalde de Charlottesville, Mike Singer, en su cuenta de Twitter.

Videos en redes sociales y fotógrafos de Reuters mostraron un automóvil que arrolló a un gran grupo de personas que parecían contramanifestantes.

El incidente está siendo tratado como un homicidio, informó la cadena local de televisión WVIR, citando a un fiscal de la ciudad.

“Estamos siguiendo de cerca los terribles eventos que están ocurriendo en Charlottesville, Virginia”, dijo Trump a periodistas en su campo de golf en Nueva Jersey. “Condenamos en los términos más duros posibles esta atroz muestra de odio, intolerancia y violencia de muchos bandos”, agregó.

Un reportero preguntó a Trump si fue lo suficientemente duro al criticar a los nacionalistas blancos, pero el presidente no respondió.

Los choques subrayan el resurgimiento de movimiento supremacista blanco bajo el alero de “alt-right”, después de años en las sombras de la política estadounidense.

Dos policías de Virginia murieron mientras se trasladaban en un helicóptero que prestaba asistencia en los esfuerzos por aplacar los enfrentamientos entre nacionalistas blancos y opositores.

Un individuo de Ohio fue detenido por la policía por cargos relacionados con el incidente del vehículo, incluyendo homicidio en segundo grado, según Martin Kumer, superintendente regional de prisiones de Albemarle, Charlottesville.

El sospechoso fue identificado como James Alex Fields, Jr., un hombre blanco de 20 años, dijo Kumer. No estaba claro si el sujeto estaba en Charlottesville.

“TERRORISMO DOMÉSTICO”

Demócratas destacados, activistas por los derechos civiles e incluso algunos republicanos dijeron que es imperdonable que el presidente no criticara directamente a los supremacistas blancos.

El senador republicano Cory Gardner escribió en Twitter, “Señor presidente, debemos llamar al mal por su nombre”, agregando que “estos eran supremacistas blancos y esto fue terrorismo doméstico”.

El exsecretario de Estado de Estados Unidos John Kerry dijo en un tuit, “lo que hemos visto hoy en Charlottesville debe ser condenado y llamado por su nombre: odio, maldad, racismo y extremismo interno”. Kerry fue secretario de estado del expresidente Barack Obama.

El enfrentamiento en Charlottesville es un recordatorio de la creciente polarización política que se ha intensificado desde la elección de Trump el año pasado.

“Ustedes no nos borrarán”, gritó una multitud de nacionalistas blancos, mientras sus detractores portaban letreros que decían “váyanse a casa, nazis” y “aplasten a la supremacía blanca”.

El incidente del vehículo involucró a un sedán plateado que viajaba a alta velocidad y embistió a la multitud antes de retroceder por la misma calle, a unas dos cuadras del parque en el que se encuentra la estatua de Robert E. Lee, quien lideró al Ejército confederado durante la Guerra Civil de Estados Unidos.

Los eventos destacaron el persistente debate en el sur de Estados Unidos sobre el despliegue de símbolos confederados de la Guerra Civil desatada por la esclavitud en el país.

Los partidarios del retiro de la estatua consideran que el monumento es insensible en términos raciales, mientras que los oponentes creen que los símbolos confederados honran la herencia del sur y dicen que su retiro refleja una “corrección política vacía”.

Más temprano, el gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, había declarado estado de emergencia en la ciudad. La protesta fue calificada como una “reunión ilegal”, lo que permitió a la policía dispersar a los manifestantes y la policía desalojó el parque donde se realizaría el mitin.

Reporte adicional de Ian Simpson en Washington y Alex Dobuzinskis en Los Angeles; Editado en Español por Ricardo Figueroa y Gabriela Donoso

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below