3 de julio de 2008 / 12:01 / hace 9 años

RESUMEN-FFAA Colombia rescatan Betancourt en audaz operativo

7 MIN. DE LECTURA

<p>La ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt abraza a su madre, Yolanda Pulecio, tras su llegada al aeropuerto militar de Bogot&aacute;, 2 jul 2008. La ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt, un s&iacute;mbolo mundial del flagelo del secuestro, fue rescatada el mi&eacute;rcoles sana y salva por el Ej&eacute;rcito de Colombia sin disparar un s&oacute;lo tiro, despu&eacute;s de seis a&ntilde;os en la selva en manos de la guerrilla de las FARC. Junto a Betancourt, de 46 a&ntilde;os y quien tambi&eacute;n tiene ciudadan&iacute;a francesa, fueron liberados en un audaz operativo tres estadounidenses y 11 efectivos del Ej&eacute;rcito y de la Polic&iacute;a cautivos de las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Photo by John Vizcaino/Reuters</p>

Por Luis Jaime Acosta

BOGOTA (Reuters) - La ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt, un símbolo mundial del flagelo del secuestro, fue rescatada el miércoles sana y salva por el Ejército de Colombia sin disparar un sólo tiro, después de más de seis años en la selva en poder de la guerrilla de las FARC.

Junto a Betancourt, de 46 años y quien también tiene ciudadanía francesa, fueron liberados en un audaz operativo tres estadounidenses y 11 efectivos del Ejército y de la Policía prisioneros de las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La liberación de los rehenes, algunos retenidos por más de 10 años y que integraban un grupo de 40 que las FARC buscaban intercambiar por 500 rebeldes presos, es un duro golpe para la guerrilla y un triunfo para la inflexible política de seguridad del presidente Alvaro Uribe apoyada por Estados Unidos.

El rescate en medio de la "Operación Jaque" se produjo en el selvático departamento del Guaviare, en el suroeste del país, luego de que el Ejército infiltró y engañó a la guerrilla para que permitiera el traslado de los cautivos en un helicóptero militar encubierto.

Una vez que la aeronave despegó y después de 22 minutos de vuelo, efectivos militares redujeron rápidamente a dos rebeldes de las FARC que vigilaban a los prisioneros en medio del desconcierto de los rehenes que estaban siendo liberados.

"Creo que esta es una señal de paz para Colombia, nosotros podemos lograr la paz y confiamos en nuestras fuerzas militares y quiero agradecerle a cada uno de los soldados de Colombia," dijo la política franco-colombiana.

"Esto es un milagro, para mí esto es un milagro. La mano de Dios está acá a través de nuestras fuerzas militares y de nuestros héroes extraordinarios y valientes," declaró.

Vistiendo un chaleco militar, una demacrada Betancourt bajó del avión del Gobierno que la trasladó a una base militar en Bogotá junto con varios de los liberados, donde la recibió su madre, Yolanda Pulecio, y su esposo, Juan Carlos Lecompte.

"Es un operativo de inteligencia comparable con las mayores epopeyas épicas de la historia de la humanidad sin que se hubiera derramado una gota de sangre, sin que se haya disparado un arma," dijo Uribe quien se comprometió a continuar la búsqueda de la libertad de 25 rehenes políticos que siguen secuestrados por las FARC.

Factura De Paz

"La única factura que queremos pasar es la invitación a las FARC para que hagan la paz, hemos mantenido siempre la disposición, que empiecen liberando a los secuestrados que aún permanecen en su poder," afirmó el mandatario.

"Fue un rescate de película que le dio la libertad a 15 personas que habían sido torturadas," dijo por su parte el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.

Betancourt, cuya liberación fue exigida en innumerables manifestaciones en todo el mundo, permanecía secuestrada desde febrero del 2002, mientras que los contratistas estadounidenses Keith Stansell, Marc Gonsalves y Thomas Howes eran rehenes desde febrero del 2003.

Líderes mundiales, desde presidentes latinoamericanos hasta al Papa, expresaron su alegría por el rescate de los rehenes.

En París, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien lideró varios intentos diplomáticos para lograr la libertad de Betancourt, saludó la liberación de la política.

En tanto, en una comunicación telefónica, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, felicitó a Uribe, a quien describió como un "líder fuerte."

Las FARC, consideradas como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, han sufrido fuertes golpes militares en el último año, incluidas las muertes de al menos cinco destacados comandantes.

Los familiares de los secuestrados rescatados celebraron la sorpresiva noticia dada a conocer por el Gobierno.

"Quiero decirle que la amo, que estoy tan feliz que ya esté libre, la felicidad que siento no la puedo describir," dijo desde París Lorenzo Delloye, el hijo de Betancourt.

Por su parte, Astrid Betancourt, hermana de la ex candidata presidencial, expresó: "Estoy llena de felicidad, estoy que no veo la hora de abrazar a mi hermana. Han sido largos años de espera. Que maravilla que este calvario se haya terminado."

Santos explicó que los rehenes estaban divididos en tres grupos y que se engañó a la guerrilla para que permitiera reunirlos y trasladarlos en un helicóptero de una organización humanitaria ficticia.

Jubilo De Libertad

Pero, la nave era del Ejército y estaba tripulada por militares que doblegaron a los guerrilleros que buscaban llevar a los rehenes a un punto en medio de la jungla para supuestamente entregárselos a Alfonso Cano, el máximo líder de las FARC.

Betancourt relató que después de que fueron reducidos los rebeldes, un militar dijo: "Somos el Ejército Nacional, están en libertad."

"El helicóptero casi se cae porque saltamos, lloramos nos abrazamos, Dios nos hizo este milagro," recordó Betancourt quien agradeció al presidente Uribe por haber tomado el riesgo de un rescate pese a la oposición de su familia.

La liberación de Betancourt, quien durante su cautiverio era encadenada con frecuencia y estuvo gravemente enferma, se une a otros golpes contra las FARC en los últimos meses como la muerte de Raúl Reyes, uno de sus líderes, quien pereció en un bombardeo colombiano sobre una zona selvática en Ecuador.

A esa situación se suma la muerte de su fundador y máximo líder, Manuel Marulanda, quien falleció en marzo de un ataque al corazón.

Las FARC también han sufrido la deserción de unos 9.000 combatientes desde que Uribe asumió el poder en el 2002.

El grupo rebelde liberó entre enero y febrero a seis políticos que entregaron en la selva colombiana a misiones humanitarias que organizó el presidente venezolano, Hugo Chávez.

El comandante del Ejército, general Mario Montoya, dijo que la operación fue un "jaque mate" para la guerrilla.

"En una operación limpia, transparente hemos logrado rescatar los secuestrados. Jaque mate a las FARC, indiscutiblemente gloria por siempre a la inteligencia militar del Ejército," concluyó.

Reporte de Luis Jaime Acosta, con la colaboración de Nelson Bocanegra, Javier Mozzo y Mónica García, editado por Alejandro Lifschitz

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below