15 de enero de 2010 / 3:46 / hace 8 años

Haití calcula entre 140.000, 200.000 muertos por sismo

<p>Un ni&ntilde;o despierta en un refugio improvisado en las calles de Puerto Pr&iacute;ncipe, 15 ene 2010. Miles de haitianos heridos o sin hogar durmieron en las calles por tercera noche consecutiva y ped&iacute;an ayuda el viernes, mientras el mundo aceleraba el env&iacute;o de asistencia para evitar que los sobrevivientes pasen de la desesperaci&oacute;n a la ira. Decenas de miles de personas habr&iacute;an muerto en el mortal terremoto del martes. REUTERS/Carlos Barria</p>

Por Andrew Cawthorne y Catherine Bremer

PUERTO PRINCIPE (Reuters) - Autoridades haitianas dijeron el viernes que entre 140.000 y 200.000 personas podrían haber muerto tras el terremoto que devastó la nación caribeña y señalaron que pandillas estaban atacando a los sobrevivientes que aguardan desesperadamente por ayuda internacional.

El ministro del Interior señaló que la cifra de fallecidos podría ser de 200.000.

“Ya hemos recogido alrededor de 50.000 cadáveres y anticipamos que habrán entre 100.000 y 200.000 muertos en total, aunque nunca sabremos la cifra exacta”, dijo a Reuters Paul Antoine Bien-Aime.

Minutos antes, otro funcionario había dicho que el cálculo era de unos 140.000 fallecidos.

“Estamos limpiando las calles de cadáveres y poniéndolos en tumbas colectivas. Hemos enterrado unas 40.000 personas. Creo que hay otros 100.000 muertos más”, dijo a Reuters el secretario de Estado para la Seguridad Pública, Aramick Louis.

“Hay muchas personas bajo los escombros”, añadió.

El funcionario destacó que la mayor inquietud del presidente y el primer ministro, que coordinan los esfuerzos del país desde el edificio de la policía cerca del aeropuerto, era que la desesperación estaba transformándose en violencia.

“Estamos enviando a nuestra policía a las áreas donde los bandidos están comenzando a operar. Algunas personas están robando. Eso está mal”, dijo Louis.

Hubo algunos saqueos en el centro de Puerto Príncipe, donde un cadáver fue quemado y se oyeron disparos, según un testigo.

“La gente que está en los refugios, una vez que no encuentra comida y asistencia, se enoja y se altera. Nuestro mensaje es que todos deben estar calmados”, remarcó Louis.

Tres días después del terremoto, Gobiernos de todo el mundo están enviando ayuda humanitaria y equipos de rescate a Haití, que antes del sismo era ya la nación más pobre del hemisferio occidental.

Pero la distribución de ayuda enfrenta enormes problemas logísticos, incluyendo la saturación del pequeño aeropuerto y un puerto seriamente dañado.

Las calles y carreteras continuaban bloqueadas por trozos de árboles y escombros, lo que complica el transporte de la ayuda.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, anunció que visitará Haití el sábado.

La diplomática estadounidense aterrizará en una ciudad donde, según las autoridades locales, un 75 por ciento de los edificios fueron destruidos o necesitarán ser reconstruidos.

“Tres cuartas partes de Puerto Príncipe necesitan reconstrucción, no solamente las áreas totalmente destruidas, sino también los lugares en los que muchas casas tienen un daño estructural”, dijo a Reuters el ministro de Salud, Alex Larsen.

Al ser consultado sobre los recursos que el Gobierno tiene para afrontar la emergencia de salud, el ministro señaló: “No tengo ni un poco de algodón. Estamos esperando por equipamiento y medicina. Algunas cosas ya llegaron y estamos agradecidos”.

DEVASTACION EN PUERTO PRINCIPE

Los ciudadanos de la devastada capital costera Puerto Príncipe pasaron una tercera noche consecutiva durmiendo en las calles, entre escombros y cuerpos en descomposición, mientras las réplicas remecían los ya destruidos vecindarios.

“Hemos perdido todo. Estamos esperando la muerte. No tenemos nada que comer, ningún lugar donde vivir. No hemos tenido ayuda. Nadie ha venido a vernos”, comentó Andres Rosario, desde un improvisado asentamiento levantado por sobrevivientes en un vertedero de basura en Puerto Príncipe.

Sobrevivientes andrajosos elevaban sus brazos a reporteros extranjeros en las calles, rogando por agua y comida.

Estados Unidos espera tener entre 9.000 y 10.000 soldados en Haití para el lunes.

El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, dijo que lo principal en este momento es entregar comida a los damnificados para que no haya una explosión de violencia.

“La clave es llevar el agua y la comida al área tan pronto como sea posible para que las personas no se vuelquen a la violencia en su desesperación y lleven a un deterioro de la situación de seguridad”, dijo en un reporte de prensa.

El secretario rechazó la idea de que lanzar suministros de emergencia desde aviones habría sido una primera respuesta adecuada a la crisis, diciendo: “A mí me parece que esa es una fórmula para contribuir al caos más que para prevenirlo”, afirmó.

En una señal de que los esfuerzos internacionales podrían superar las diferencias ideológicas, el Gobierno comunista de Cuba permitió que el Ejército estadounidense use su restringido espacio aéreo para vuelos que transporten a víctimas haitianas.

La decisión reducirá en 90 minutos el tiempo de vuelo hacia Miami, en viajes que normalmente se realizan rodeando a Cuba, según funcionarios estadounidenses.

SAQUEOS

A pesar de que algunos efectivos de las fuerzas de paz de Brasil estaban patrullando las calles, se han reportado algunos saqueos.

En un supermercado destruido, decenas de personas revolvían entre los escombros para intentar alcanzar la comida que quedó enterrada tras el sismo. Justo afuera del barrio bajo de Cite Soleil, personas desesperadas rodeaban una tubería de agua rota, empujándose para beber o llenar baldes.

Algunos haitianos desesperados bloquearon el jueves las calles con cadáveres en una parte de Puerto Príncipe para pedir que la ayuda llegue más rápido, dijeron testigos.

Trabajadores de asistencia comentaron que estaba llegando algo de ayuda a las personas, pero de forma caótica, y dijeron que se necesita más coordinación de forma urgente.

“Alguna ayuda está llegando, pero no a muchas personas”, dijo Margaret Aguirre, alta funcionaria del Cuerpo Médico Internacional.

Reportes de Tom Brown, Kena Betancur y Carlos Barria en Puerto Príncipe; Stephanie Nebehay en Ginebra y Steve Holland en Washington; escrito por Anthony Boadle y Pascal Fletcher; Editado en español por Marion Giraldo y Javier Leira

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below