29 de mayo de 2011 / 20:33 / hace 6 años

Unidades separatistas del Ejército Yemen presionan a Saleh

Por Samia Nakhoul y Mohamed Sudam

<p>Un grupo militar separatista llam&oacute; el domingo a otras unidades de las fuerzas armadas de Yemen a un&iacute;rsele para derrocar al presidente Ali Abdullah Saleh. En la foto una manifestaci&oacute;n contraria al gobierno en Sanaa, el 29 de mayo del 2011. REUTERS/Ammar Awad (YEMEN)</p>

SANA (Reuters) - Un grupo militar separatista llamó el domingo a otras unidades de las fuerzas armadas de Yemen a unírsele para derrocar al presidente Ali Abdullah Saleh, aumentando la presión sobre el gobernante para que ponga fin a su mandato de tres décadas en el dividido país.

Líderes opositores acusaron por separado a Saleh de permitir que la ciudad de Zinjibar, en el Golfo de Adén, cayera en manos de militantes de Al Qaeda y desatara la alarma en una región para que a cambio entregara su apoyo al presidente.

Pese a las demandas regionales y globales para que dimita, Saleh se ha rehusado a firmar un acuerdo, mediado por los Estados del Golfo, para iniciar una transición de poder que busca evitar una guerra civil, lo que remecería a una región productora de crudo.

“Les pedimos que no sigan órdenes para enfrentar a otras unidades del Ejército o a la gente”, dijeron las unidades separatistas en un comunicado leído por el general Abdullah Ali Aleiwa, un ex ministro de Defensa.

En Saná, un tenue cese al fuego parecía mantenerse después de casi una semana de luchas entre las fuerzas de seguridad de Saleh y un poderoso grupo tribal que mató al menos a 115 personas y forzó a miles a huir de la capital por seguridad.

Residentes de Zinjibar, cerca de 270 kilómetros al sureste de la capital, dijeron que hombres armados probablemente de Al Qaeda tenían control de la ciudad en la provincia de Abyan, un punto álgido.

“Cerca de 300 militantes islámicos y hombres de Al Qaeda entraron en Zinjibar y la ocuparon por completo el viernes”, dijo un residente.

Tres militantes armados y tres civiles murieron en luchas contra pobladores locales, que se han unido a unos pocos soldados del Gobierno, tratando de recuperar la ciudad del grupo de Al Qaeda y los islamistas, dijeron fuentes médicas.

En la ciudad sureña de Taiz, fuerzas de seguridad abrieron fuego para dispersar una manifestación contra Saleh, y mataron a dos manifestantes e hirieron a 35 personas, indicó un activista.

Cerca de 300 yemeníes murieron durante los últimos meses ya que el presidente ha intentado detener protestas pro reformistas por la fuerza.

Generales y funcionarios del Gobierno comenzaron a abandonar a Saleh tras letales ofensivas que se pusieron en vigor en marzo. No hubo grandes enfrentamientos aún entre las unidades militares separatistas y tropas leales a Saleh.

Grupos opositores y diplomáticos han acusado a Saleh de usar la amenaza de Al Qaeda para lograr asistencia y apoyo de potencias regionales buscando la ayuda de su Gobierno para combatir a los militantes.

Crecen los temores de que Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP por su sigla en inglés) con sede en Yemen, explote esta inestabilidad, dijeron analistas. Estados Unidos y Arabia Saudita, ambos blancos de ataques de AQAP, están preocupados de que el creciente caos esté alentando al grupo.

Reporte adicional de Mohammed Ghobari en Saná, Mohammed Mukhashaf en Adén; escrito por Jon Herskovitz y Firouz Sedarat en Dubai; Editado en español por Juana Casas

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below